Cirujano cardíaco integra el “Método Miami” en UHealth

Reading Time: 6 minutes

Desde pequeño, el doctor Joseph Lamelas conocía su vocación.

Su tío, que era médico, le dio a conocer los milagros del quirófano y, fascinado por la cirugía, el joven Lamelas nunca dudó de que sería un médico que trabajaría con las manos.

«Ha sido mi sueño desde que era un niño», dice Lamelas.

Dr. Joseph Lamelas

El sueño de ese joven cubano-estadounidense y refugiado se hizo realidad, y luego algo más. El Dr. Lamelas es un experto de renombre mundial en diversas formas de cirugía cardíaca mínimamente invasiva, es el creador de una serie de técnicas conocidas como el «Método Miami». En su vigésimo noveno año de profesión, ha realizado más de 16,000 cirugías cardíacas: 7,000 de aquellos mínimamente invasivos, y ha capacitado a cerca de 1,000 colegas médicos.

También es el único cirujano en el mundo que emplea un método mínimamente invasivo, que no divide el esternón para llegar al corazón, para reemplazar una aorta ascendente, la arteria principal del cuerpo.

Ahora, el Dr. Lamelas regresa a Miami, en donde comenzó su profesión médica en 1990. Después de dos años en la facultad de medicina Baylor College of Medicine, siente que ha logrado lo que se había propuesto hacer en Texas. Además, tener la posibilidad de «dejar un legado» en su ciudad adoptada, como jefe de cirugía cardiotorácica en la respetada University of Miami Health System, era inmensamente atractiva ya que buscaba continuar su carrera en un ambiente académico.

«Un entorno universitario te permite comprometerte plenamente con la innovación», explica. «Siempre me ha interesado la investigación clínica, así como la contribución al campo de la cirugía cardíaca».

Ahora, además de atender a pacientes, puede compartir sus conocimientos con cirujanos cardíacos en formación como profesor de cirugía en la facultad de medicina Miller School of Medicine. Actualmente, la mayoría de los médicos que ha capacitado ya están ejerciendo en el campo. «Es importante aprender temprano», añade. “La cirugía es como un lenguaje. Es preferible aprender cuando empiezas, y cuanto más realizas la cirugía, más se desarrollan tus habilidades».

Las «destrezas clínicas sobresalientes, los resultados y la innovación en cirugía cardíaca» del Dr. Lamelas son bienvenidas en un departamento ya sólido, dijo el Dr. Edward Abraham, vicepresidente ejecutivo de Asuntos de Salud y principal oficial ejecutivo de UHealth, University of Miami Health System. “Su llegada a UHealth fortalece nuestro programa de luminarias en enfermedades cardiovasculares. Debido a su experiencia, esperamos que no solo acudan los pacientes del sur de Florida para la cirugía, sino también a nivel nacional e internacional. «Tener al Dr. Lamelas como jefe de cirugía cardiotorácica en UHealth nos establece como el centro preeminente para enfermedades cardiovasculares en el sur de Florida, y como una de las instituciones verdaderamente de élite en el país».

Para el Dr. Lamelas, el camino a la preeminencia no estuvo exento de obstáculos. A principios de 1963, cuando tenía solo dos años, su familia huyó de Cuba a los Estados Unidos en un barco de la Cruz Roja que también llevaba a varios presos políticos de la Bahía de Cochinos. Su padre, educado como farmacéutico, había sido un exitoso propietario de un negocio con una cadena de grandes almacenes en la isla, pero cuando la familia, incluidas dos abuelas, aterrizaron en el sur de Florida, la familia Lamelas lo había perdido todo. Al igual que muchos otros exiliados cubanos, fueron procesados ??en la Torre de la Libertad en Biscayne Boulevard y su padre se vio obligado a asumir una serie de trabajos menores para sobrevivir. Para solventar los gastos, la familia Lamelas compartió un hogar con otras familias y, cuando nació un hermano menor en los EE.UU., el bebé durmió en un cajón del tocador.

Finalmente, la familia Lamelas se mudó a Nueva York, donde su padre trabajó primero en el negocio de comestibles y luego compró una tienda de delicatesen en Corona, NY. Cuando él estaba en la escuela secundaria, se mudarían a West Palm Beach.

«Como muchos otros cubanos, tuvimos un comienzo muy difícil», recuerda. «Es inconcebible para mí ahora por lo que mis padres pasaron».

Sin embargo, fue ese comienzo difícil lo que le inculcó una sólida ética de trabajo y lo inspiró a continuar su educación superior. Sus padres le recordaron repetidamente que, si bien una dictadura podía confiscar la riqueza material, el conocimiento y el título universitario demostrarían ser más útiles y portátiles.

Dr. Joseph Lamelas

«Aprendí temprano sobre el valor de la educación», afirma. “No importa dónde estés, nadie te lo puede quitar; lo llevas contigo, siempre”.

Incluso ahora, admite estar obsesionado con la cirugía cardíaca. Aparte de hacer ejercicio en una máquina elíptica, «realmente no tengo pasatiempos. Pienso en la cirugía día y noche. Yo compito solo conmigo mismo, no con nadie más. Mi objetivo es ampliar mis habilidades y técnicas quirúrgicas a diario».

Sus hermanos también aprendieron esas lecciones. Su hermano mayor se especializó en medicina de sala de emergencia y creó los MD Now Urgent Care Centers, con sede en el sur de Florida, que vendió a una firma de capital privado a principios de este año. Su hermano menor también es un hombre de negocios.

Sin tener los medios para poder sufragar un programa en los Estados Unidos, el Dr. Lamelas estudió en la República Dominicana y egresó de la Facultad de Medicina de la Universidad del Este . Luego, completó su residencia en cirugía general en Nueva York en el Brooklyn Hospital Center en Brooklyn y su residencia en cirugía cardiovascular y torácica en el State University of New York Health Science Center también en Brooklyn, donde pasaría siete años. Nunca dudó de su compromiso de por vida con la cirugía cardíaca.

«Los resultados con la cirugía cardíaca son bastante inmediatos», dice. «Se realiza una cirugía mayor en un paciente muy enfermo y se siente una gratificación inmediata porque el paciente mejora rápidamente». Devoto de la pintura y la escultura, también vio la cirugía como un arte y como una ciencia.

En 1990, el Dr. Lamelas se dirigió al sur de Florida para iniciar su práctica, pero después de 13 años quiso experimentar algo diferente. “Quería hacer algo que marcaría una diferencia. «Estaba llevando a cabo otros tipos de cirugía [cardíaca], pero estaba muy interesado en lo que estaban realizando con técnicas mínimamente invasivas en otros campos».

En la cirugía cardíaca tradicional (cirugía a corazón abierto), el tórax se abre y el corazón se detiene mientras una máquina produce el bombeo mientras el cirujano opera. Se requiere una hospitalización de varios días y la recuperación puede llevar meses. En el procedimiento mínimamente invasivo que Lamelas ayudó a innovar y perfeccionar, se realiza una incisión de menos de dos pulgadas en el lado derecho del tórax del paciente entre las costillas, «menos que el tamaño de un dedo», como lo expresa el Dr. Lamelas. Utilizando instrumentos especializados que ayudó a crear y patentar, se obtiene acceso al corazón. Este aborde mínimamente invasivo permite que la mayoría de los pacientes se marchen a casa en aproximadamente tres días, con menos traumatismo en los tejidos, cicatrices o dolor. El riesgo de infección también es menor y la curación es más rápida.

A lo largo de los años, el Dr. Lamelas ha desarrollado una serie de técnicas de reparación y reemplazo de válvulas que ha denominado el «Método Miami». Cuando se le pregunta cómo se le ocurrió el nombre, se ríe. «Quería que la ciudad recibiera un reconocimiento».

Después de que varias compañías de dispositivos médicos rechazaran su solicitud, colaboró con un paciente, que era ingeniero, para desarrollar instrumentos quirúrgicos especializados que hoy en día se utilizan en todo el mundo.

Comenzó operando solo en la válvula aórtica y la mitral y expandió las técnicas mínimamente invasivas para cirugía de válvula doble y triple, cirugía aórtica ascendente, extirpación de tumores e incluso defectos cardíacos congénitos. «El Método Miami», comentó, se destaca porque «no utiliza una sola técnica, ya que no hay dos válvulas que sean exactamente iguales».

En Miami, hay potencial para incluso más innovación. «Siempre he creído que el sur de Florida debería tener un programa pilar de cirugía cardíaca dentro de una institución académica», expresa, «y realmente creo que mi motivación y el apoyo de University of Miami harán que eso suceda».

 


Ana Veciana-Suárez, columnista invitada
Ana es colaboradora habitual del University of Miami Health System. Ella es una renombrada periodista y autora que ha trabajado en The Miami Herald, The Miami News y The Palm Beach Post. Visite su sitio web en anavecianasuarez.com o siga a @AnaVeciana en Twitter.