Avances

AV

¿Cómo se relaciona la miocarditis con la COVID-19?

6 min read  |  febrero 26, 2021  | 
Available in English |

La COVID-19 afecta los pulmones, pero los científicos han descubierto que también tiene una extraña forma de introducirse en otros órganos, como el corazón.

El coronavirus puede causar miocarditis, una inflamación del músculo cardíaco.  Los pacientes con esta afección pueden experimentar dificultad para respirar, dolor de pecho y latidos cardíacos anormales.  Algunos también manifiestan inflamación en las extremidades. Lo más preocupante: la miocarditis puede causar daño permanente al músculo cardíaco. Un corazón debilitado no puede suministrar la cantidad indispensable de sangre y oxígeno al resto del cuerpo, lo que podría causar una sobrecarga de líquidos en otros órganos, debilidad, fatiga, falta de energía y disminución de la capacidad para realizar ejercicios.

El músculo cardíaco es vulnerable al virus de la COVID-19

La glicoproteína de la espícula del coronavirus, que es la proteína característica que permite que el virus invada nuestras células, “tiene afinidad por una variedad de tejidos, incluido el músculo cardíaco”, afirma Raul Mitrani, M.D., electrofisiólogo cardíaco de University of Miami Health System. La posible lesión cardíaca puede deberse a una variedad de mecanismos. Es posible que haya una invasión viral directa de las células del corazón, la cual puede causar daño. El síndrome de liberación de citocinas, que es la respuesta inmunitaria descontrolada del cuerpo, puede causar inflamación intensa que, a su vez, podría provocar un ‘daño colateral’ en el corazón. Además, el estrés de la infección, los coágulos de sangre que se pueden formar a partir de una infección por el coronavirus que produce COVID-19 u otros mecanismos pueden provocar una lesión cardíaca.

“También podría ser una consecuencia de la hospitalización en sí, el estrés que puede dar lugar a una lesión cardíaca”, agrega.

El vínculo entre la COVID-19 y la miocarditis ha recibido mucha atención desde que, en diciembre, un jugador de baloncesto de la Universidad de la Florida se desmayó en la cancha. Pasó 12 días en el hospital, según informes de la prensa, y recibió un diagnóstico de miocarditis después de dar positivo en la prueba de COVID-19 (y recuperarse).

El jugador de baloncesto de la UF no fue el único deportista de élite que fue noticia con respecto a la relación entre la COVID-19 y la miocarditis. Un lanzador de las Grandes Ligas quedó fuera de la temporada 2020 debido a esta afección, al igual que un ala cerrada de los Buffalo Bills, un jugador de la Premier Lacrosse League y una estrella universitaria de baloncesto femenino.

Después de todo, no era un buen augurio para el resto de la población que un joven en buen estado físico pudiese sufrir consecuencias tan graves por culpa del virus. Además, esas historias se conocieron inmediatamente después de que un estudio de investigación alemán informara que 60 de cada 100 pacientes que se habían recuperado del coronavirus mostraban signos de lesión cardíaca.

Evolución en el conocimiento sobre la COVID-19

Investigaciones recientes apuntan a la posibilidad de que la miocarditis sea muy poco frecuente. El Dr. Mitrani informa que estudios realizados por cardiólogos de UHealth han develado que menos del 5 % de los deportistas presenta lesión cardíaca, incluida la miocarditis, en relación con la COVID-19.

“Es gratificante saber que el porcentaje solo es inferior al 5 %, pero incluso ese número es significativo”, agrega. “También se complica por el hecho de que no sabemos quiénes (de los pacientes con COVID-19) serán los que la presentarán”.

El bajo porcentaje de deportistas diagnosticados de lesión cardíaca o miocarditis parece coincidir con otros informes más actuales. Una revisión reciente de 77 autopsias del corazón de personas que murieron por COVID-19 en nueve países reveló que la miocarditis podría ser menos frecuente de lo que se pensaba anteriormente. El estudio, que fue publicado en línea en la revista Cardiovascular Pathology, reveló que la tasa de miocarditis rondaba entre el 1.4 % y el 7.2 %, mucho más baja que la aterradora tasa anterior del 60 %.

Otro informe de un equipo de cardiólogos y patólogos, publicado en el Journal of the American College of Cardiology, reveló que la miocarditis se desarrolló solo en el 4.5 % de los casos de COVID-19 sometidos a autopsia o biopsia endomiocárdica. Cuando el equipo de investigación de CVPath Institute en Gaithersburg, Maryland, analizó 201 casos muy selectos (la mayoría de los cuales eran casos de autopsias), se descubrieron solo nueve casos de miocarditis.

¿El daño es permanente?

“No sabemos en qué medida esto se debe a la inflamación u otros procesos”, admite el Dr. Mitrani, y agrega que la comunidad médica también tiene que determinar si el daño al músculo cardíaco es temporal o permanente.

El riesgo de miocarditis aumenta con la gravedad de la enfermedad, pero también se ha diagnosticado en pacientes que solo manifestaron una forma leve de COVID-19. Por eso es tan importante controlar los síntomas y responder rápidamente a ellos.

“Si tiene algún síntoma relacionado con el corazón, haga que lo revisen inmediatamente”, advierte el Dr. Mitrani. Todos deberían prestar atención a estas recomendaciones, no solo los deportistas o los gladiadores de fin de semana.

El examen de detección de miocarditis puede incluir un análisis de sangre, un electrocardiograma, un examen físico, una prueba de esfuerzo y un ecocardiograma o una ecografía del corazón. En ciertos casos, un cardiólogo puede solicitar una resonancia magnética cardíaca. El tratamiento puede incluir bloqueantes ? e inhibidores de la enzima de conversión de la angiotensina (angiotensin-converting enzyme, ACE), que son medicamentos que actúan de diferentes formas para reducir la presión arterial y aliviar la tensión en el músculo cardíaco.

Lea más acerca del Programa cardíaco y de COVID-19 de UHealth.


Ana Veciana headshot

Ana Veciana-Suarez, columnista invitada

Ana es una colaboradora habitual de University of Miami Health System. Es una autora y periodista reconocida que trabajó en The Miami Herald, The Miami News y The Palm Beach Post. Visite su sitio web en anavecianasuarez.com o sígala en Twitter a través de @AnaVeciana.

Continue Reading