Cuidando Su Salud: El programa AYA para jóvenes con cáncer marca la diferencia

Reading Time: 2 minutes

Candela González Marengo tenía apenas quince años cuando le diagnosticaron leucemia mieloide aguda.

“Vivía una vida normal, hacía deportes, jugaba fútbol. De repente, mi vida cambia cuando me diagnostican. Fue muy impactante para mí”, dice Candela. “Tenía síntomas leves como cansancio, moretones en las piernas, sensación de resfriado, pero nada me daba a pensar que era algo tan grave como la leucemia”.

Candela y su familia acuden a Sylvester Comprehensive Cancer Center para continuar el tratamiento que ella ya había comenzado en Argentina, país en el cual había sido diagnosticada con leucemia durante el receso de Navidad.  Una vez su sistema inmunológico se fortaleció, ella pudo regresar a Miami.

En Sylvester la atiende el Dr. Julio Barredo, oncólogo pediatra y director del programa para adolescentes y adultos jóvenes con cáncer (AYA, por sus siglas en inglés).

En su opinión y su experiencia, doctor, ¿qué hace único a este programa?, pregunta Ileana Bravo, presentadora del segmento Cuidando Su Salud.

“Lo que hace único a este programa es nuestra capacidad de proporcionarle apoyo a los pacientes 15 a 39 años, no sólo desde el punto de vista médico, sino también en otros aspectos que son importantes para ellos”, explica el Dr. Barredo.

El programa fue diseñado teniendo en cuenta que este grupo de personas se caracteriza por estar comenzando o terminando sus estudios o empezando su vida profesional y vida familiar.

“Ellos tienen los años más productivos de su vida por delante. Por eso, no es suficiente darles el mejor tratamiento médico posible, sino también ayudarles a que su experiencia, mientras están luchando contra el cáncer, sea tal, que salgan de ella fortalecidos y mejor equipados para enfrentar el futuro que tienen por delante”, dice el Dr. Barredo.

Los jóvenes pacientes del programa AYA tienen acceso a médicos especialistas, psicólogos clínicos, trabajadores sociales, consejeros financieros, y además pueden participar en programas sicosociales, como terapia de arte y música, entre otros.

“No te tratan como adulto, sino como adolescentes. La enfermedad puede afectar diferente a los adolescentes”, dice Candela.

Candela recibió la atención de un equipo multidisciplinario de expertos de Sylvester. La leucemia es uno de los tipos de cánceres más comunes en este grupo de pacientes.

Una parte de su tratamiento consistió en un trasplante de médula ósea que recibió de un donante anónimo.

“Cuando llegó el momento de hacer el tratamiento definitivo con un trasplante de medula ósea, la paciente Candela tuvo la oportunidad de ser trasplantada en un ambiente adecuado para su edad”, dice el Dr. Barredo.

“Recibí el trasplante bien, mi cuerpo lo asimiló y ahora todo está en orden”, dice Candela.  “Me daban mucho afecto y apoyo. Quiero agradecerle a todo el equipo médico y a mi donante de médula ósea.  No estaría aquí si no fuera por ellos”.

Candela tiene actualmente 19 años Candela y continúa sus estudios universitarios, practicando deportes y divirtiéndose con sus amigos.