La ciencia del sueño en Miami

Reading Time: 4 minutes

Cada vez es más frecuente que el sueño sea reconocido como un factor que contribuye a la buena salud o a la enfermedad. Recientemente, la revista de élite Science presentó una investigación sobre el sueño en su portada, en la que se subraya la importancia que ha adquirido la disciplina.

El Dr. Girardin Jean-Louis, Ph.D., científico del sueño en University of Miami Health System, fue uno de los numerosos investigadores destacados de esta edición. El Dr. Jean-Louis se mudó recientemente a Miami para establecer el Programa Ciencia Traslacional del Sueño y el Ritmo Circadiano (Translational Sleep and Circadian Sciences, TSCS) en University of Miami Miller School of Medicine. El grupo investigará el mecanismo subyacente del ritmo circadiano (nuestros relojes internos que funcionan las 24 horas) y las razones por las que algunas comunidades enfrentan disparidades en el sueño y el ritmo circadiano que pueden tener consecuencias para la salud a largo plazo.

“Los datos de laboratorio han demostrado que las personas de raza negra no reciben una exposición adecuada al ciclo de luz y oscuridad”, afirmó el Dr. Jean-Louis.

“En consecuencia, si se compara la secreción de melatonina, un marcador de los ritmos circadianos endógenos, las personas de raza/etnia blanca se aproximan al fotoperíodo esperado de 24 horas; sin embargo, este es mucho más breve para las personas de raza/etnia negra”.

Nadie comprende las causas fundamentales de estas disparidades, aunque las consecuencias son bastante sencillas. El sueño insuficiente, como resultado de la desalineación circadiana, puede aumentar el riesgo de obesidad, diabetes, enfermedades cardiovasculares, depresión y demencia. El sueño adecuado es tan esencial para la salud general que el Departamento de Salud y Servicios Sociales de EE. UU. lo ha incluido en su iniciativa Healthy People 2030 (Gente Saludable 2030).

El Dr. Jean-Louis y su equipo de investigación de TSCS investigarán las disparidades en el sueño y el ritmo circadiano en las comunidades negra e hispana de Miami para comprender integralmente la desalineación circadiana observada en esas comunidades, sus consecuencias para la salud cardiovascular y cerebral, así como los posibles remedios.

La experiencia de Nueva York

Antes de venir a Miami, el Dr. Jean-Louis pasó ocho años en Grossman School of Medicine de New York University (NYU). Desarrolló un programa para definir las causas de las disparidades del sueño e implementar intervenciones de la medicina conductual de precisión para reducir esas disparidades. Esto ha requerido la participación de varias partes interesadas y promotores de la salud de la comunidad, dado que las personas en comunidades minoritarias tienden a desconfiar de la institución médica.

Él y su equipo tuvieron que entablar relaciones, un proceso gradual pero exitoso en última instancia. Reclutaron a personas influyentes a nivel local para que se unieran a un Comité Directivo Comunitario y se reunieron con personas de sus vecindarios (iglesias, barberías, salones de belleza y otros lugares de encuentro) para compartir su discurso simple: Dormir es una de las cosas más importantes que puede hacer para mejorar su salud.

Mediante este proceso, desmintieron varios mitos, como que los ronquidos son una señal de buen sueño.

“Pensaban que el tío Bob dormía profundamente, pero se sorprendieron al saber que los ronquidos son un síntoma de apnea del sueño”, declaró el Dr. Jean-Louis. “Desafortunadamente, los ronquidos del tío Bob, en realidad, implican un riesgo que podría provocar un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular porque no respira bien”.

Con el tiempo, el Grupo de Trabajo sobre Disparidad del Sueño de NYU se convirtió en un socio de confianza en las comunidades vulnerables y desfavorecidas de Nueva York, que ayuda a muchas personas a superar su desconfianza hacia las batas blancas y asistir a las clínicas para recibir la atención que tanto necesitan.

El siguiente nivel

Alentado por el artículo reciente publicado en Science y otros reconocimientos, el Dr. Jean-Louis está repitiendo en Miami el éxito que tuvo en NYU. Afortunadamente, no tiene que empezar de cero. Un miembro de su Comité Directivo Comunitario de NYU realizó algunas incorporaciones locales, lo que permitió que el equipo comenzara a trabajar a toda marcha.

Con esta aceptación de la comunidad, los investigadores del sueño y el ritmo circadiano de Miller School of Medicine comenzarán el proceso riguroso de determinar por qué los relojes circadianos en las personas de raza negra, y posiblemente en otros grupos minoritarios, pueden funcionar más lentamente que en las demás personas.

El Dr. Jean-Louis tiene una extensa lista de preguntas científicas que está investigando. ¿Cómo influye el entorno de una persona en su sueño: la luz, el ruido, la temperatura, la calidad del aire, el espacio verde (o la falta de este)? ¿Cuáles son las señales genéticas y epigenéticas (etiquetas moleculares que rigen la expresión génica) que influyen sobre el sueño? ¿Intervienen el racismo sistémico o la discriminación? El laboratorio circadiano proporcionará un entorno altamente controlado para ayudar a responder estas y muchas otras preguntas.

“El laboratorio circadiano que estamos desarrollando actualmente nos ayudará a definir estas disparidades en el ritmo circadiano y a comprender mejor los factores desencadenantes fisiológicos que las causan”, afirmó el Dr. Jean-Louis. Una vez que comprendamos los fundamentos biológicos de estas disparidades, estaremos en una mejor posición para ayudar a la comunidad a implementar programas que permitan mejorar la salud de sus relojes circadianos”.


Escrito por Josh Baxt.


LEER MÁS

¿Duerme de lado? ¿Tiene importancia?

¿Su pareja no puede dormir mientras usted ronca toda la noche? Tal vez no le preste mucha atención a cómo y dónde se duerme. Pero la posición en que duerme y la calidad del sueño pueden afectar su salud. Leer más.