La relación entre la COVID-19 y los coágulos de sangre

Reading Time: 2 minutes

La gente generalmente piensa que la COVID-19 es una enfermedad respiratoria que afecta los pulmones. Y lo es.

“Pero esta enfermedad no solo ataca los pulmones”, afirma Stefan Kénel-Pierre, M.D., cirujano vascular de University of Miami Miller School of Medicine. “Ataca todo el cuerpo y puede causar serios problemas de coagulación excesiva de la sangre”.

Muchos estudios confirman que los pacientes con COVID-19 tienen un mayor riesgo de formación de coágulos de sangre peligrosos, que pueden causar ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otras crisis. Esos estudios incluyen un informe reciente publicado en el Journal of the American Medical Association.

Es posible que se formen coágulos peligrosos en las arterias, que llevan la sangre desde el corazón al resto del cuerpo, o en las venas, que devuelven la sangre al corazón.  “Los coágulos en las venas pueden desprenderse y desplazarse hacia los pulmones. Además, los bloqueos en las arterias pueden afectar el suministro de sangre oxigenada al corazón o al cerebro”, explica el Dr. Kénel-Pierre. Estas situaciones pueden derivar en emergencias como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

“También pueden producirse coágulos en las arterias que llevan sangre a las piernas y los brazos”, agrega el Dr. Kénel-Pierre. “Esto puede provocar la pérdida de extremidades”.

“Para prevenir este tipo de problemas, los pacientes con COVID-19 ahora suelen recibir algún tipo de tratamiento anticoagulante”, dice el Dr. Kénel-Pierre. Pueden tomar dosis bajas o altas de medicamentos anticoagulantes, según la gravedad de su enfermedad y otros factores de riesgo.

El estudio del JAMA muestra un mayor porcentaje de muertes por coagulación

El estudio del JAMA describió los casos de 3,334 pacientes mayores de 18 años hospitalizados en Nueva York durante marzo y abril de 2020.

El 16 % de los pacientes experimentaron uno o más problemas de coagulación mientras estaban siendo tratados por COVID-19. El 2 % de ellos sufrió un accidente cerebrovascular; el 9 % tuvo un ataque cardíaco; el resto presentó otros coágulos problemáticos. El 43 % de los pacientes con COVID-19 que tenían problemas de coagulación murieron, en comparación con el 21 % de los pacientes con COVID-19 sin problemas de coagulación.

Los factores de riesgo relacionados con tener problemas de coagulación junto con COVID-19 incluyeron edad avanzada, ser hombre y ser de origen hispano. Los pacientes que tienen diabetes o enfermedades cardíacas o que han tenido un ataque cardíaco previo también enfrentan riesgos mayores. “Estos hallazgos coinciden con estudios anteriores que han sugerido un riesgo mayor de coagulación anormal en pacientes con COVID-19”, señala el Dr. Kénel-Pierre.

La atención de los pacientes con COVID-19 ha ido cambiando debido al creciente conocimiento de la coagulación anormal. Cada vez más, los médicos utilizan medicamentos anticoagulantes para reducir los riesgos de eventos mortales.


Milly Dawson es escritora colaboradora de UMiami Health News.


LEER MÁS

¿Cómo afecta el estrés a su sistema inmunitario?

El estrés altera nuestro microbioma y nuestra función digestiva. También altera la comunicación hormonal dentro de nuestro cuerpo. El estrés interfiere con la capacidad de nuestras células para transportar suficiente oxígeno y nutrientes y para eliminar los desechos. Leer más.