Las estatinas: Preguntas frecuentes

Reading Time: 4 minutes

Una entrevista con

Carl E. Orringer, M.D.,

Director de Medicina Cardiovascular Preventiva,
University of Miami Health System

Las estatinas tienen una importante función en la reducción de los riesgos cardiovasculares. Cuando veo pacientes, a menudo me hacen preguntas específicas sobre este tratamiento beneficioso y efectivo.

¿Cuánto me beneficiará una estatina y por qué debo tomarla?

Quiero resaltar que, aunque las estatinas reducen el colesterol, esa no es la razón principal por la que las administramos.

Las estatinas se recetan porque reducen el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular.

Por lo tanto, si quiere reducir su riesgo de tener un accidente cerebrovascular o de sufrir un ataque al corazón, las estatinas en los pacientes adecuados pueden marcar una gran diferencia.

¿Qué sucede si solo tomo un poco en lugar de una dosis más alta?

Decidimos la dosis de cada persona según el riesgo que esta tenga.

Los factores a tener en cuenta son:

  • Si ha tenido un ataque al corazón recientemente.
  • Si tiene colocada una endoprótesis, le realizaron una operación de derivación coronaria, tuvo un accidente cerebrovascular o tiene arterias bloqueadas en las piernas.
  • Si ha ido al hospital con un problema en que los médicos ven evidencia activa de enfermedad cardíaca.

En estos casos, generalmente usamos dosis más altas de estatinas porque hay evidencia de que las dosis más altas brindan el mayor beneficio. Sin embargo, en algunos casos, podemos emplear dosis moderadas, cuando resulta apropiado.

¿Debería preocuparme por los efectos secundarios de las estatinas relacionados con los músculos?

Los síntomas musculares asociados con las estatinas generalmente se describen como bilaterales, que aparecen en ambos lados del cuerpo y no solo en un lado, y en los músculos grandes de la parte superior de las piernas y de la parte superior de los brazos. Estos tienden a presentarse entre un par de días y algunas semanas después de comenzar el tratamiento con estatina. A menudo, desaparecen unas dos semanas después de suspender la estatina.

Sin embargo, estos efectos secundarios musculares solo ocurren en alrededor del 9 % de las personas que toman estatinas. Cuando lo hacen, tenemos muchas estrategias que podemos usar para ayudar a aliviarlos.

Por ejemplo, podemos probar una dosis diferente de una estatina diferente. Otra opción es usar una dosis muy baja de una estatina en combinación con ezetimiba, que es un refuerzo de estatina y puede brindar todos los beneficios que se necesitan, incluso con una dosis baja de estatina.

¿Pueden las estatinas afectar mi hígado?

Las estatinas son tan seguras para el hígado que la Administración de Alimentos y Medicamentos no nos exige que controlemos la función hepática de los pacientes que las toman.

Ha habido respuestas poco frecuentes en las que algunas personas han sufrido alguna lesión hepática a causa de las estatinas, básicamente, solo una en más de 100,000 casos. Sin embargo, incluso cuando eso ocurre, el problema desaparece cuando el paciente deja de tomar la estatina.

¿Qué sucede con la enfermedad renal o la diabetes?

No hay datos concretos que indiquen que las estatinas empeoran la enfermedad renal.

Con respecto a la diabetes, en grandes estudios realizados con estatinas, se observó una leve señal de un mayor riesgo de padecer diabetes. En esos casos, la enfermedad tiende a aparecer en aquellos que son propensos a la diabetes, en los que tienen fuertes antecedentes familiares de diabetes, en aquellos que tienen mucho peso o en quienes llevan una alimentación muy pobre y poco saludable.

Además, si una persona presenta diabetes mientras toma una estatina, el tratamiento preferido es la estatina. Esto se debe a que la mayoría de las personas con diabetes mueren de un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular, por lo que los efectos favorables de administrar una estatina a una persona con diabetes superan con creces cualquier riesgo.

¿Las estatinas aumentan el riesgo de padecer enfermedad de Alzheimer?

Los hallazgos indican que las estatinas reducen el riesgo de sufrir pequeños accidentes cerebrovasculares que contribuyen a la enfermedad de Alzheimer. Entonces, quiero resaltar que no existen datos sugestivos de que las estatinas causen enfermedad de Alzheimer.

¿Qué sucede con el uso de inhibidores de la PCSK9?

Estos medicamentos inyectables se administran una vez cada dos semanas. Cuando se usan en combinación con una estatina en ciertas personas de alto riesgo, reducen el riesgo de un ataque cardíaco y un accidente cerebrovascular y pueden reducir drásticamente el colesterol “malo” (LDL) de una persona. Estos medicamentos se toleran muy bien; sin embargo, la desventaja es que son costosos.

La mayoría de las personas que requieren inhibidores de la PCSK9 pueden obtenerlos a través de su seguro médico, pero la relación costo-efectividad no es tan buena como la de tomar estatinas o ezetimiba. Por lo tanto, lo reservamos para pacientes con un riesgo extremadamente alto y para aquellos que pueden obtener cobertura para los medicamentos.

¿Qué tan seguro es bajar el colesterol LDL, el llamado colesterol “malo”?

En 2021, publicamos un artículo en el European Heart Journal sobre ese mismo tema. Me complace informar que nuestras investigaciones mostraron niveles de colesterol LDL muy bajos que a veces se alcanzan con el uso de estatinas, ezetimiba e inhibidores de la PCSK9.

No parecen estar asociados con ningún efecto secundario adverso importante. Nuestro estudio también mostró que cuanto menor era el colesterol LDL, menor era el riesgo de ataque cardíaco. Queremos que su colesterol LDL sea lo más bajo posible, en especial si ha tenido un ataque cardíaco o le han colocado una endoprótesis o una derivación coronaria antes, ya que tiende a asociarse con los mejores resultados.


¿Estoy en riesgo de padecer un ataque cardíaco?

Obtenga más información y averigüe si califica para una valoración de riesgo de ataque cardíaco.