Mutaciones genéticas responsables de cáncer de pulmón

Asciende el cáncer de pulmón entre no fumadores




El cáncer de pulmón sigue siendo la causa principal de muerte por cáncer y el tercer cáncer más comúnmente diagnosticado en hombres y mujeres en los Estados Unidos.

Cada año, la enfermedad se diagnostica a más de dos millones de personas en el mundo. Según la Sociedad American de Cáncer, se estima que en Estados Unidos en el 2021 se registrarán cerca de 235 760 nuevos casos y 131 880 muertes por cáncer de pulmón.

La buena noticia es que las cifras de nuevos casos y de muertes por cáncer de pulmón continúan en descenso debido al abandono del hábito de fumar y a los avances en la detección temprana y al desarrollo de nuevos tratamientos.

Fumar cigarrillos es la causa número uno de cáncer de pulmón.

Otros factores de riesgos, como consumir tabaco, respirar humo de cigarrillos, la exposición a sustancias como el radón y el asbesto, y tener antecedentes familiares de cáncer de pulmón, aumentan en gran medida el riesgo a desarrollar este tipo de cáncer.

La Dra. Estelamari Rodríguez, oncóloga torácica de Sylvester Comprehensive Cancer Center, dice que, aunque el consumo de cigarrillo es el principal causante de cáncer de pulmón, existe un ascenso de cáncer de pulmón en personas que nunca han fumado. “El “perfil de cáncer pulmón no es solo lo que la gente piensa: hombres fumadores de edad avanzada; también, se presenta en personas jóvenes que no son fumadoras”, advierte.

Estudios recientes revelan una tendencia ascendente de cáncer de pulmón en mujeres de entre 30 a 49 años que nunca han fumado.

La Dra. Rodríguez explica que las causas en este grupo se están investigando. “Se han encontrado alteraciones genéticas que caracterizan los tumores de estas pacientes jóvenes con cáncer de pulmón. Estos no son cambios hereditarios que se pasan de la madre al hijo, sino que son adquiridas con el tiempo”, afirma.

Según la Dra. Rodríguez, Sylvester cuenta con 9 tipos de tratamientos específicos para el cáncer de pulmón que ocurre debido a cambios genéticos.

Una de estas alteraciones que está vinculada al cáncer de pulmón de células no pequeñas es la de gen ALK (quinasa del linfoma anaplásico). En las células normales, este gen es el responsable de la producción de la proteína ALK que participa en la multiplicación celular. Cuando el gen sufre un cambio en su estructura o cuando la célula produce demasiada proteína ALK, se genera una multiplicación incontrolada de células cancerosas.

Patricia Banchs es una paciente de 47 años que nunca ha fumado. Ella descubrió incidentalmente que tenía un nódulo pulmonar. “En marzo de este año tuve un accidente y en la sala de emergencia me tomaron radiografías que mostraban un nódulo”.

Afortunadamente, Patricia consultó con los expertos de Sylvester Comprehensive Cancer Center, quienes comprobaron que el nódulo era canceroso. “Yo presentía que algo no estaba bien y por eso hice una cita con un especialista de pulmón. Si no hubiera ido a Sylvester ese cáncer se hubiera regado por todo el pulmón”.

La Dra. Rodríguez dice que todo nódulo debe ser evaluado para determinar si tiene células de cáncer y poder comenzar el tratamiento de forma temprana. En el caso de Patricia, “fue importantísimo que se le diera seguimiento inmediato al nódulo porque si se hubiera esperado un año o dos, el cáncer hubiera sido incurable”, asegura.

Patricia fue diagnosticada con cáncer de pulmón de células no pequeñas ALK positivo en estadio 3A.

“El cáncer estaba en un estadio temprano y su caso es de buen pronóstico” afirma la Dra. Rodríguez.

La prueba genética fue clave para el diseño personalizada del tratamiento de Patricia. La Dra. Rodríguez explica que este consiste en medicamentos inhibidores de la mutación de ALK. “En este tipo de cánceres, los medicamentos dirigidos funcionan mejor que la quimioterapia sistémica”. Este tipo de tratamiento va dirigido a las mutaciones de las células tumorales.

La Dra. Rodríguez recomienda a los pacientes diagnosticados con cáncer o que tengan una anormalidad en el pulmón que “acudan a un centro especializado en el que le puedan realizar pruebas genéticas especiales para definir el tipo de cáncer y determinar si un tratamiento dirigido es el más indicado”.

Según cifras de la organización ALK Positive, este tipo de cáncer ocurre aproximadamente en el 5% de todos los pacientes con cáncer de pulmón.

Es importante anotar que la edad promedio para el cáncer de pulmón en general es de 70 años.

Sin embargo, aproximadamente la mitad de los pacientes con cáncer de pulmón ALK positivo son diagnosticados antes de los 50 años, incluso, algunos son diagnosticados antes de los 20.

Sylvester Comprehensive Cancer Center es una institución que cuenta con la designación de Instituto Nacional del Cáncer, y esto le da el acceso a nuevos tratamientos y terapias dirigidas en desarrollo. “En Sylvester podemos ofrecer nuevos tratamientos a los pacientes con cáncer de pulmón en la Florida. Actualmente tenemos 5 diferentes medicinas que se pueden ofrecer a los pacientes que tienen el cambio genético ALK”, explica la Dra. Rodríguez.

Recientemente, Patricia se sometió a la cirugía de pulmón para resecar el tumor. La Dra. Rodríguez dice que los resultados fueron muy favorables. “No se detectó ningún cáncer en los ganglios regionales del tumor”.

Patricia señala que el accidente automovilístico le salvó la vida. “Fue un milagro. Si yo no hubiese tenido ese accidente, no hubiera sabido que tenía un nódulo en el pulmón”, afirma. Ella agrega que, su persistencia, su intuición y su decisión de buscar una segunda opinión médica, la condujeron a Sylvester Comprehensive Cancer Center. “Estoy muy agradecida con la Dra. Rodríguez y sé que estoy recibiendo la mejor atención”.


Video y artículo escrito y producido por Shirley Ravachi.


 

Content Type Video