¿Podría el pilates ayudarlo a alcanzar sus metas de estado físico?

Reading Time: 3 minutes

El pilates es un popular programa de gimnasia de bajo impacto que se puede practicar en una colchoneta o en una máquina de ejercicios llamada reformer.

Sin la necesidad de mancuernas, banco de musculación ni movimientos explosivos, el pilates puede ayudarlo a estirar y tonificar sus músculos usando su peso corporal y bandas, anillos y resortes ajustables para aumentar la resistencia.

Si ya ha hecho yoga o programas de ejercicios Barré, sabe bien que los movimientos pequeños e intencionales pueden marcar una gran diferencia en cómo uno se ve y se siente. El pilates utiliza principios similares para trabajar y desarrollar los grandes grupos musculares, el torso (core) y los músculos de sostén más pequeños que tal vez no use en las actividades diarias.

Debido a que el pilates evita saltar y levantar mucho peso, puede ser una buena opción para personas de todas las edades y diferentes niveles de estado físico que buscan un programa de ejercicios desafiante y relativamente seguro.

¿Qué tan seguro es el pilates?

“Todos los tipos de actividad tienen un riesgo de lesiones si se realizan de forma incorrecta”, señala Carolyn Marie Kienstra, M.D., especialista en medicina deportiva ortopédica en University of Miami Sports Medicine Institute. “Lo importante al comenzar cualquier nueva forma de entrenamiento o de programa para mejorar sus habilidades es tomarlo con calma y trabajar con alguien que pueda ayudarlo a aprender a hacer las cosas de la forma correcta”.

El pilates se puede practicar en casa, sobre una colchoneta, siguiendo un video instructivo. Sin embargo, si es nuevo en este tipo de ejercicios, pruebe con clases grupales o sesiones individuales en un centro o gimnasio locales. Un instructor de pilates certificado puede corregir su postura y ayudarlo a evitar lesiones o esfuerzos excesivos, y alentarlo a alcanzar su máximo potencial deportivo.

Las clases de pilates también le permiten acceder al reformer.

A primera vista, el reformer de pilates puede parecer un dispositivo de tortura. Sin embargo, su diseño innovador permite a los usuarios pasar fácilmente de una posición a otra, en general mientras están acostados boca arriba o boca abajo. Los elementos de resistencia de la máquina de pilates brindan opciones para hacer que la rutina sea más desafiante a medida que mejoran sus habilidades y destrezas.

“Tanto la colchoneta como el reformer de pilates involucran músculos similares”, dice la Dra. Kienstra. “Sin embargo, usan diferentes movimientos para trabajar esos músculos, según el equipo disponible”.

¿Es efectivo el pilates?

Incluso si hace ejercicio habitualmente, “desafiar su cuerpo de una manera nueva siempre es bueno”, dice la Dra. Kienstra. “Nuestro cuerpo se adapta a una rutina normal de ejercicios, por lo que combinar distintas cosas nos ayuda a desarrollar nuevas habilidades y fortalecer diferentes grupos musculares.

Desarrollar la fuerza de los músculos del core, por ejemplo, ayuda a evitar lesiones por sobrecarga y a recuperarse de ese tipo de lesiones. Existen muchas formas de fortalecer esos músculos, y el pilates es una de ellas. Es una gran opción si es algo que uno disfruta”.

Muchos de nosotros comenzamos una nueva rutina de ejercicios (en especial al comienzo de cada año) con grandes esperanzas de alcanzar metas de estado físico específicas. Los amantes del pilates a menudo afirman que este programa de ejercicios en particular ayuda a desarrollar masa muscular sin ganar músculo.

No obstante, la verdad es que “todos desarrollan músculos de manera diferente”, explica la Dra. Kienstra. “Entonces, este puede ser el caso de algunas personas que practican pilates, pero no de otras”.

Independientemente de sus metas de salud y estado físico este año, haga que los ejercicios cardiovasculares y de entrenamiento de fuerza sean una parte habitual de su rutina semanal. Si está considerando probar pilates, pregúntele a su médico si es una buena opción para usted.

Tómese su tiempo para practicar la forma y la técnica adecuadas a fin de evitar lesiones y agotamiento excesivo. Y sea constante durante dos o tres meses para ver cómo su fuerza, resistencia y flexibilidad mejoran con el tiempo.


Dana Kantrowitz es escritora colaboradora de UMiami Health News.