Por qué todos deberían hacerse la prueba de la hepatitis C

Reading Time: 4 minutes

La hepatitis C (o VHC) es una de las enfermedades infecciosas más letales en los Estados Unidos. La hepatitis C fue causa de al menos 14,242 muertes en los Estados Unidos solo en 2019.

Si bien (todavía) no tenemos una vacuna para evitar que este tipo de hepatitis se propague, es una enfermedad tratable y curable para la mayoría de las personas.

El número de nuevas infecciones virales entre adultos de todas las edades se ha cuadruplicado en la última década. ¿Por qué? Muchas personas con hepatitis C no saben que están infectadas y, como consecuencia, pueden infectar a otros. Ahora, las principales organizaciones de salud recomiendan que todos los adultos se hagan la prueba del virus de la hepatitis C (VHC) al menos una vez.

¿Qué es la hepatitis C?

Los síntomas de la infección por el VHC incluyen problemas de salud, como fiebre, fatiga, náuseas, dolor abdominal y distensión abdominal, pérdida del apetito y pérdida de peso, ojos y piel amarillentos, inflamación de los vasos sanguíneos y depresión. Sin embargo, la mayoría de las personas no presentan síntomas graves o prolongados.

“Es posible que la infección por hepatitis C no haga que se sienta mal, por lo que no siempre sabrá si contrae la infección”, explica Patricia Jones, M.D., hepatóloga de University of Miami Health System. “Una vez que contrae una infección crónica por hepatitis C, necesita tratamiento para curarla”.

Incluso sin síntomas, la infección por el VHC puede inflamar y dañar gravemente el hígado, lo que conduce a enfermedades mortales, como la cirrosis y el cáncer de hígado, hasta en aquellos pacientes con análisis de sangre de enzimas hepáticas normales. La hepatitis C también está asociada con otras afecciones graves, como el linfoma. Las personas con hepatitis tienen tasas de mortalidad más altas que las que no tienen esta infección.

¿Cómo se transmite la hepatitis C?

El VHC se propaga de una persona infectada a otra por contacto con la sangre infectada. El modo de transmisión más común en los Estados Unidos es a través del consumo de drogas por vía intravenosa.

La epidemia de opiáceos del país ha contribuido al aumento de las tasas de infección entre los mileniales y otras. Aunque es menos común, la hepatitis C también puede transmitirse a través del parto y la lactancia, el contacto sexual y las agujas de tatuaje contaminadas. Es más frecuente entre quienes están en prisión.

“Si bien esos son los principales factores de riesgo, existen otros motivos por los que la generación de la posguerra, en particular, está en riesgo de contraer el VHC”, explica la Dra. Jones.

“Las prácticas de esterilización (médica) han evolucionado considerablemente desde que estas personas eran jóvenes. Hay algunos que contrajeron hepatitis C a través de las vacunas porque las agujas no estaban esterilizadas ni eran de un solo uso. También hay personas que contrajeron el VHC por transfusiones de sangre antes de que se establecieran nuestras prácticas de detección actuales. Estas personas están en riesgo y necesitan hacerse la prueba”.

¿Por qué debería hacerse la prueba de la hepatitis C?

Según la Dra. Jones, solo el 60 % de las personas que viven con hepatitis C saben que tienen la infección. Un análisis de sangre de anticuerpos contra el VHC es la única forma de saber si estuvo expuesto a la hepatitis C. Si es positivo, se necesitan pruebas adicionales para confirmar si tiene una infección activa.

“Hable con su proveedor de atención médica para determinar si alguna vez se ha hecho la prueba de la hepatitis C”, dice la Dra. “Es posible que le hayan hecho la prueba en algún momento. Por lo menos, debe conocer su estado, ya sea positivo o negativo”.

Si no tiene ninguno de los factores de riesgo de la hepatitis C, basta con hacerse la prueba una vez. Si alguno de los factores de riesgo se aplica a usted, debe hacerse la prueba con más frecuencia.

“Solo usted puede conocer sus factores de riesgo. Tal vez tiene la suerte de tener una buena relación con un proveedor de atención médica que le pregunta sobre sus riesgos particulares y le brinda orientación”, dice la Dra. Jones.

¿Por qué es importante saber si tiene hepatitis C?

Un resultado positivo en la prueba de hepatitis C puede permitirle recibir un tratamiento antiviral que podría salvarle la vida y proteger a sus parejas sexuales de infecciones.

“Afortunadamente, podemos ofrecer tratamiento antes de que se presenten complicaciones, como cirrosis o cáncer de hígado”, advierte la Dra. Jones. “Además, tratar a pacientes que ya han padecido cirrosis disminuirá el riesgo de que esta empeore. Tratar a personas con el VHC que tienen cáncer puede disminuir el riesgo de recurrencia del cáncer”.

Con las nuevas recomendaciones de pruebas del Grupo de Trabajo de Servicios Preventivos de los Estados Unidos, se pretende lograr que las pruebas de anticuerpos contra el VHC sean una parte estándar del examen físico de rutina.

“Ahora que se recomienda la prueba, todas las compañías de seguros médicos deberían cubrirla”, dice la Dra. Jones. “Es importante que los pacientes sean conscientes y comiencen a hablar de este tema con sus proveedores de atención médica, en caso de que los proveedores no inicien la conversación”.


Dana Kantrowitz es escritora colaboradora de UMiami Health News.


MÁS INFORMACIÓN

 

¿La conveniencia está matando nuestra salud?

A menudo gastamos poca energía o ninguna en absoluto para obtener o preparar estos alimentos superconvenientes. “Pasamos rápidamente por un autoservicio, encargamos comida a domicilio o preparamos una cena congelada para microondas”, dice la Dra. Pearlman. Más información.