Problemas circulatorios: Preste atención a los síntomas

Reading Time: 5 minutes

Un coágulo de sangre en las arterias del corazón puede causar un ataque cardíaco, y un coágulo de sangre en el cerebro puede causar un accidente cerebrovascular.

Sin embargo, ¿sabía que los coágulos o bloqueos que afectan la circulación pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo y provocar graves problemas de salud? Algunos bloqueos pueden incluso provocar la pérdida de una extremidad.

“El sistema circulatorio actúa como la plomería del cuerpo. Transporta sangre con oxígeno hacia todos los tejidos y órganos y elimina todos los desechos del cuerpo”, señala el Dr. Stefan Kénel-Pierre, cirujano vascular de University of Miami Health System. “Cuando un paciente tiene problemas circulatorios, los especialistas vasculares actuamos como fontaneros para arreglar la plomería, es decir, las arterias y las venas”.

La mala circulación puede manifestarse de muchas formas.

“Las personas no suelen hablar mucho sobre la salud vascular y los pacientes a menudo tienen síntomas, como dolor al caminar, que ignoran durante demasiado tiempo”, afirma el Dr. Kénel-Pierre. “Si fuma, o tiene el colesterol mal controlado, o casi nunca hace ejercicio, los pequeños problemas con la circulación pueden afianzarse y convertirse en problemas mayores”, explica.

Si tiene alguno de los siguientes síntomas, consulte a un profesional médico de inmediato. No espere a que los problemas se agraven. No descarte estos síntomas por considerarlos normales de la edad:

  • Entumecimiento y hormigueo, o sensación de hormigueo en las manos o los pies. Las manos y los pies fríos también pueden indicar una mala circulación.
  • Dolor al caminar. El Dr. Kénel-Pierre ha atendido a muchos pacientes que comenzaron a tener problemas para caminar distancias que anteriormente recorrían sin dificultad, y que pospusieron la búsqueda de atención. “Simplemente se sentaban y descansaban un rato antes de continuar caminando”, nos cuenta. “Algunas de esas personas estaban camino a sufrir una enfermedad arterial grave en las piernas. Al posponer la atención y participar continuamente en comportamientos poco saludables, pueden correr el riesgo de sufrir una amputación”.
  • Piernas, tobillos o pies hinchados. Esto también puede ser un signo de insuficiencia cardíaca.
  •  Úlceras o heridas en las piernas que no cicatrizan.
  • Várices.
  • Cambios en el color de la piel de la nariz, los labios, las orejas, los pezones, las manos o los pies.
  • Problemas mentales, como confusión o problemas de memoria.
  • Problemas digestivos como estreñimiento, calambres, dolor de estómago, diarrea o sangre en las heces.

¿Qué causa los problemas circulatorios?

Muchas enfermedades comunes contribuyen a los problemas circulatorios. “Los pacientes a menudo desconocen las fuertes conexiones entre las afecciones que padecen y los problemas vasculares”, señala el Dr. Kénel-Pierre. Estos son algunos de los problemas involucrados:

  • Ateroesclerosis: Esta acumulación de placa en las arterias a menudo ocurre en personas que fuman, personas con niveles altos de colesterol o personas con presión arterial alta.
  • Diabetes. Si tiene diabetes, cuanto mejor controle su nivel de azúcar en sangre, menos probabilidades tendrá de sufrir problemas circulatorios debido a la enfermedad.
    “La diabetes es una de las principales causas de amputaciones de dedos, pies y extremidades inferiores. Además, la cantidad de estas amputaciones ha aumentado entre los adultos jóvenes en los últimos años”, afirma el Dr. Kénel-Pierre.
  • Tener sobrepeso.
  • Fumar. Fumar eleva particularmente el riesgo de enfermedades circulatorias en los afroamericanos.
  • Padecer la enfermedad o el fenómeno de Raynaud.

Los hábitos saludables ayudan a prevenir problemas vasculares

Todos los hábitos saludables que lo protegen de las enfermedades cardíacas también pueden preservar la salud de todo su sistema circulatorio:

  • Baje de peso si tiene sobrepeso.
  • Independientemente de su peso, siga una alimentación saludable. Consuma muchas frutas y verduras, cereales integrales y fuentes de proteínas bajas en grasas. Estas incluyen frijoles, pescados y aves magras. Reduzca el consumo de carnes rojas a una o dos veces por semana. Reduzca o elimine las carnes procesadas, saladas, ahumadas o curadas. Disfrute de estos cinco tipos de alimentos, que principalmente son beneficiosos para la salud del sistema vascular:
    • Salmón. También anchoas, arenques y sardinas. Todos estos pescados son ricos en ácidos grasos con Omega 3.
    • Aceite de oliva.
    • Avena, especialmente la avena cortada.
    • Verduras de hoja verde oscuro, como la espinaca, la col rizada y la col.
    • Arándanos.
  • ¡Muévase! Con el ejercicio, el corazón se fortalece y puede bombear mejor la sangre por todo el cuerpo. Además, a medida que los músculos se contraen y se relajan, pueden comprimir las venas grandes de las extremidades. Esto también aumenta la circulación.

Busque atención antes de que sea tarde

Los pacientes a menudo llegan con un dolor terrible en las piernas y no saben por qué, añade el Dr. Kénel-Pierre. “Simplemente no se dan cuenta de cómo sus factores de riesgo han preparado el escenario para sus problemas”, afirma. “Un paciente puede tener 65 años y fumar dos paquetes de cigarrillos al día, pero no darse cuenta de cómo esto se relaciona con la dolorosa sensación de calambres que tiene en las piernas”.

Durante años, las personas han escuchado hablar bastante sobre la salud cardiovascular. A estas alturas, la mayoría sabe que fumar daña el corazón y los pulmones. “La mayor parte de los pacientes no se dan cuenta de que existen vínculos entre los problemas cardíacos y pulmonares causados por fumar y los problemas circulatorios que pueden causar dolor en las piernas”, indica el Dr. Kénel-Pierre.

“No conocen el término ‘enfermedad arterial periférica’, a pesar de que es una afección tan común”, afirma. Uno de cada 20 estadounidenses mayores de 50 años padece enfermedad arterial periférica. Se trata del estrechamiento de las arterias que reduce el flujo sanguíneo hacia las extremidades. Si se detecta a tiempo, los síntomas se pueden controlar, y la afección incluso se puede revertir.

¿Cómo se diagnostica una enfermedad vascular?

Para determinar la causa de los síntomas y elegir el mejor tratamiento, el proveedor de atención médica puede utilizar diversos análisis de sangre. Es posible que lo envíen a realizarse pruebas de diagnóstico por imágenes, como una ecografía o una tomografía computarizada, que pueden examinar los vasos sanguíneos e identificar coágulos.

Para diagnosticar enfermedad arterial periférica, es posible que le realicen una prueba de índice tobillo-brazo. Este es un procedimiento simple mediante el cual se compara la presión arterial de las extremidades superiores e inferiores. Es casi tan sencillo como tomarse la presión arterial.

Si pospone la búsqueda de atención por mucho tiempo, los tratamientos necesarios pueden ser complicados y agotadores.

Si no se detecta a tiempo, es posible que necesite una cirugía.

Con problemas realmente graves, tal vez tengan que realizarle una amputación.

Sin embargo, si los problemas vasculares se detectan temprano, se pueden tratar con algunos cambios en el estilo de vida. Su proveedor de atención médica puede sugerirle que baje de peso, haga más ejercicio y use medias de compresión.


Milly Dawson es una colaboradora de UMiami Health News.


LEER MÁS

¿Cuál es el vínculo entre los coágulos de sangre y la COVID-19?

Muchos estudios confirman que los pacientes con COVID-19 tienen un mayor riesgo de formación de coágulos de sangre peligrosos, que pueden causar ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y otras crisis. Leer más.