Enfoque

EF

Biomarcadores, una herramienta clave en el tratamiento de pacientes con cáncer del pulmón

4 min read  |  diciembre 09, 2022  | 

Cuando Gema Pampin, una joven no fumadora con cáncer de pulmón en estadio 3B, acudió a Sylvester Comprehensive Cancer Center, comprendió la razón de su enfermedad.

“Los doctores me dijeron que mi tumor tenía una mutación del gen EGFR que causó el cáncer. Me sorprendí y me asusté mucho, no sabía que eso era posible”, dice Gema.

La Dra. Estelamari Rodríguez, M.D., M.P.H., oncóloga torácica de Sylvester Comprehensive Cancer Center, dice que se está dando un aumento alarmante en la cantidad de personas no fumadoras diagnosticadas con cáncer de pulmón.

“Estos son un grupo de pacientes jóvenes con cáncer de pulmón que tienen mutaciones genéticas específicas que impulsan esos cambios”, dice la Dra. Rodríguez. “Alrededor del 25% de los pacientes que tienen cáncer del pulmón podrían tener la mutación EGFR en los tumores”. 

Pero, ¿cómo se determinan esas mutaciones?  Según el Instituto Nacional del Cáncer, las pruebas de biomarcadores son una forma de identificar genes, proteínas y otras sustancias, llamadas biomarcadores o marcadores biológicos, que ofrecen información sobre el cáncer y ayudan a determinar el tratamiento de los pacientes.

Las pruebas de biomarcadores son la base de lo que se conoce como medicina personalizada de precisión, ya que, de acuerdo con la información que arrojen las pruebas, los médicos pueden elegir un tratamiento que actúe sobre los cambios que promueven el crecimiento, la división y diseminación de las células cancerosas en cada paciente.

Con la información obtenida en las pruebas de biomarcadores, la Dra. Rodríguez pudo seguir atacando la enfermedad después del tratamiento primario de quimioterapia, radiación y cirugía. “Estas pruebas genéticas fueron muy importantes para entender el tumor y aumentar la probabilidad de éxito del tratamiento adyuvante de Gema, asegura la doctora.

La buena noticia para Gema es que ya existe una terapia dirigida al cambio en el gen EGFR o receptor del factor de crecimiento epidérmico. El medicamento osimertinib, un inhibidor del EGFR, fue el objeto del estudio Adaura. Este demostró una reducción del 80% en el riesgo de recidiva de la enfermedad o muerte en pacientes con cáncer de pulmón no microcítico en estadios tempranos con mutación del gen EGFR.

La Dra. Rodríguez explica que la terapia dirigida después de la cirugía o quimioterapia es importante para disminuir la posibilidad de recurrencia en pacientes con alto riesgo. “Al agregar estas terapias dirigidas al tratamiento, podemos lograr que más pacientes con cáncer del pulmón vivan muchos más años que en el pasado y con mejor calidad de vida. Las terapias no son quimioterapias sino medicamentos, que, por lo general, son pastillas y se toleran mucho mejor”.

El avance en la información genética que se ha obtenido en los últimos años ha abierto el campo para el desarrollo de medicamentos dirigidos a mutaciones genéticas específicas y a la medicina personalizada de precisión. Sin embargo, de acuerdo con estudios recientes, en EE. UU. solo un 50% de los pacientes se somete a pruebas genéticas durante su primer tratamiento.

Gracias a la identificación de los biomarcadores EGFR, Gema pudo recibir osimertinib como terapia adyuvante. “Empecé a tomarlo en abril y me va muy bien con este medicamento”, dice Gema.

Gema sigue un plan constante de nutrición y de ejercicios, y dice que ha notado una gran mejoría en su estado físico. “Ya estoy caminando de 5 a 7 millas diarias, sin fatigarme. Tengo mucha esperanza de seguir viviendo sin cáncer y disfrutar la vida con mi familia”.


Video y artículo escrito y producido por Shirley Ravachi.


Tags: Cáncer de células pequeñas, Dra. Estelamari Rodríguez, Inhibidores del EGFR, Oncología torácica

Continue Reading