Guía rápida sobre cómo proteger a su familia de quemaduras e incendios

Reading Time: 4 minutes

Escrito por Natalia Gilbert, estudiante de medicina, junto a

Julie Belkowitz, M.D., M.P.H., Lyse Deus y Oneith Cadiz, M.D.

Los niños exploran el mundo tocando, trepando y experimentando con cualquier cosa que les llame la atención. Puede ser bastante difícil seguirle los pasos a un niño curioso. Sin embargo, esto no deja de ser un riesgo, ya que muchos elementos del hogar pueden ser peligrosos si están al alcance de un niño. Estas son algunas situaciones cotidianas que pueden causar daños graves a un niño:

  • Volcarse encima una taza de café caliente.
  • Bañarse con agua caliente.
  • Tocar una estufa o un horno calientes.
  • Quemarse con comida que se calentó en el microondas.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), los niños más pequeños tienden a quemarse con agua hirviendo, mientras que los niños más grandes se queman por entrar en contacto directo con las llamas. Los niños a menudo no son conscientes de estos peligros y dependen de cómo los adultos los protegen de situaciones perjudiciales.

Según la asociación American Burn Association, unos 300 niños son llevados a la sala de emergencias cada día y dos niños mueren a causa de lesiones por quemaduras. Alrededor del 26 % de todas las personas que ingresan a hospitales de atención a quemados son niños y adolescentes menores de 16 años.

La mejor manera de proteger a su familia es tomar medidas preventivas para disminuir la probabilidad de sufrir una quemadura o de que se produzca un incendio y asegurarse de tener un plan de seguridad establecido en caso de que ocurran.

¿Qué puedo hacer para evitar una lesión por quemadura o escaldadura en casa?

Los niños corren el riesgo de quemarse con líquidos y superficies calientes, como una estufa, y con la electricidad y sustancias químicas. Por fortuna, las familias pueden tomar precauciones para evitar situaciones potencialmente peligrosas.

Estos son algunos consejos acerca de qué cambios puede hacer en el hogar para proteger a su familia:

  • Los calentadores de agua se pueden ajustar a una temperatura máxima. La Academia Estadounidense de Pediatría recomienda que se ajuste a una temperatura máxima de 120 grados Fahrenheit.
  • Compruebe siempre la temperatura del agua antes de bañar a bebés y niños.
  • Cocine usando los quemadores traseros de la estufa y gire los mangos de las ollas hacia atrás para que los niños no puedan agarrarlos ni tirar las ollas de la estufa.
  • No use mangas largas ni ropa holgada mientras cocina.
  • Cubra los tomacorrientes eléctricos con tapas de plástico para proteger a su familia de descargas eléctricas accidentales.
  • Mantenga los aerosoles y productos de limpieza químicos fuera del alcance de los niños.
  • Asegúrese de que los niños pequeños no puedan alcanzar el microondas y supervise a los niños cuando calienten la comida en el microondas.
  • Si calentó comida en el microondas, deje que esta se enfríe un poco y procure revolverla bien antes de comerla para asegurarse de que no haya áreas calientes.

¿Qué puedo hacer para disminuir la probabilidad de que ocurra un incendio en casa?

Practique hábitos de protección contra incendios para evitar incendios accidentales en el hogar:

  • No se aleje de la comida que se está cocinando en la estufa o en el horno.
  • Asegúrese de que los líquidos y los artículos que puedan incendiarse fácilmente, como los fósforos, no se guarden cerca de fuentes de calor o ignición.
  • Mantenga los fósforos y encendedores fuera del alcance de los niños.
  • No fume en interiores.
  • Evite enchufar electrodomésticos en cables de extensión. Sobrecargar los cables de extensión puede provocar incendios o descargas eléctricas que pueden dañar a otras personas.

¿Cómo puedo adelantarme a una situación peligrosa? Prepare su hogar.

Tome algunas medidas para preparar su hogar y poder actuar con rapidez en caso de incendio:

  • Instale detectores de humo y rociadores de agua en toda la casa.
  • Pruebe los detectores una vez al mes y cambie las baterías cada seis meses.
  • Coloque los extintores de incendio en áreas que sean fácilmente accesibles durante una emergencia.
  • Enseñe a toda su familia dónde están ubicados los extintores de incendio en el hogar y cómo usarlos.
  • Si tiene una casa de dos pisos, puede comprar una escalera de seguridad para poder salir.

¿Qué debo hacer en caso de incendio? Elabore un plan de escape.

Elaborar un plan de escape para su familia en caso de emergencia por incendio es igualmente importante. Hable con los miembros de su familia sobre lo siguiente:

  • Todos deben saber que es mejor usar las escaleras en lugar del ascensor durante un incendio.
  • Enseñe a sus hijos a evitar respirar el humo arrastrándose hacia las salidas.
  • Trate de encontrar al menos dos salidas de cada habitación, en caso de que una esté bloqueada por fuego o por humo.
  • Explique el ejercicio “Detenerse, tirarse al piso y rodar” para situaciones en que se le prenda fuego la ropa.
  • Establezca un punto de encuentro familiar fuera de la casa para que los niños sepan dónde encontrarse en caso de emergencia.
  • Haga un simulacro de incendio con la familia.

¿Qué sucede si mi hijo se quema?

¡Primero procure su propia seguridad! Luego:

  1. Eche, de inmediato, agua fría sobre el área quemada para aliviar el dolor. No use hielo, mantequilla, grasa ni polvo, ni frote el área quemada, ya que puede irritarla, provocar ampollas y retrasar el proceso de cicatrización.
  2. Remoje toda prenda caliente o humeante en agua fría. Luego quítese la ropa del área quemada. Si la ropa se pega a la piel, no tire de ella. En cambio, corte la mayor cantidad de ropa posible.
  3. Si la quemadura no supura: cúbrala suavemente con una gasa o con un paño limpio y seco.
  4. Si la quemadura supura: cúbrala suavemente con una gasa o un paño limpio y seco, y luego busque atención médica de inmediato.

Dependiendo de la gravedad de la quemadura, es posible que un niño necesite ir al hospital. En el caso de las quemaduras tratadas en el hogar, es posible que tenga que aplicarse ungüentos y vendajes con regularidad, controlando cualquier signo de infección en desarrollo, como enrojecimiento, inflamación, mal olor o secreción reciente.

Si quiere conocer otras formas aprobadas por los pediatras para evitar quemaduras, visite healthychildren.org o comuníquese con Injury Free Coalition for Kids of Miami, un programa que recibe el apoyo de The Children's Trust, llamando al 305-243-9080 o ingresado en injuryfreemiami.org.