La dieta DASH y la salud del corazón

Reading Time: 3 minutes

Si tiene presión arterial alta o le preocupa que pueda tenerla en el futuro, es posible que su proveedor de atención médica le haya hablado sobre la dieta DASH.

¿Qué es la dieta DASH?

DASH significa Dietary Approaches to Stop Hypertension (enfoques alimentarios para detener la hipertensión).

Ha sido el tratamiento estándar durante años para los pacientes que desean reducir la presión arterial a través de la alimentación.

Parte del atractivo de la dieta DASH es su simplicidad y flexibilidad. Se basa en alimentos que son fáciles de encontrar en cualquier supermercado.

Los principios clave son:
  • Cereales integrales.
  • Frutas y verduras.
  • Nueces y semillas.
  • Productos lácteos con bajo contenido graso.
  • Carnes magras, como pescado o ave.

Las grasas, los aceites, los azúcares y la sal se agregan con moderación.

La dieta DASH ofrece dos niveles de consumo de sal: Una dieta estándar que recomienda menos de 2,300 mg al día y una versión baja en sodio que recomienda menos de 1,500 mg al día. No es sorprendente que la versión baja en sodio sea incluso más eficaz para reducir la presión arterial que la dieta DASH estándar.

La dieta DASH para bajar la presión arterial

La reputación de esta dieta para reducir la presión arterial está respaldada por una sólida investigación científica. Por ejemplo, de acuerdo con un gran estudio realizado por el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre, la dieta DASH es más efectiva para reducir la presión arterial que una dieta estadounidense estándar y que una dieta estadounidense estándar con más frutas y verduras, incluso cuando las tres dietas tuvieran la misma cantidad de sal (3,000 mg al día).Otra investigación ha demostrado que, cuando se reduce el consumo de sal durante la dieta DASH, los beneficios para la presión arterial son aún mayores.

Algunos estudios han demostrado que la dieta puede reducir la presión arterial en tan solo dos semanas. “Se sabe que la dieta DASH permite una reducción promedio de la presión arterial sistólica de 11 mmHg”, dice Maria Delgado-Lelievre, M.D., fundadora y directora del Centro Integral de Hipertensión de University of Miami Health System.

¿Tiene la dieta DASH otros beneficios?

Investigaciones realizadas a lo largo de los años han demostrado que los beneficios de esta dieta van mucho más allá de la presión arterial. Según la Academy of Nutrition and Dietetics, la dieta puede reducir muchos factores de riesgo cardiovascular, como la enfermedad cardíaca y el accidente cerebrovascular.

Esta noción fue reforzada por un estudio de 2021 publicado en Journal of the American College of Cardiology. Los investigadores examinaron a 412 pacientes durante cuatro semanas para determinar si la dieta DASH afectaba los biomarcadores sanguíneos que conducen a lesiones, tensión e inflamación cardíacas. Los resultados del estudio fueron significativos: los pacientes que seguían la dieta DASH presentaron un 18 % menos de biomarcadores de daño cardíaco y un 13 % menos de biomarcadores de inflamación que los participantes del estudio con una dieta estándar. Además, aquellos que siguieron una dieta DASH baja en sodio mostraron beneficios incluso más significativos, con una disminución del 20 % en los biomarcadores de lesiones cardíacas y una disminución del 23 % en los biomarcadores de esfuerzo cardíaco.

“Tenga en cuenta que una alimentación poco saludable es una de las causas más importantes de inflamación”, dice la Dra. Delgado-Lelievre. “Por lo tanto, cuando se eliminan los alimentos no saludables, la inflamación disminuye en nuestro cuerpo. La inflamación es, en muchos sentidos, el punto de partida de la enfermedad cardíaca”.

Introducción a la dieta DASH

Es una buena idea seguir las recomendaciones alimentarias de la Asociación Estadounidense del Corazón con respecto a qué comer y qué evitar, sugiere la Dra. Delgado-Lelievre. Esto ayuda a reducir los factores de riesgo existentes para su corazón y a prevenir enfermedades en el futuro.

“Comer es parte de nuestra cultura y estilo de vida. Y nuestros patrones de alimentación dependen, en gran medida, de nuestra cultura, educación y recursos”, dice.

“Sin embargo, cada paciente puede adaptar su alimentación a un patrón saludable general que haga hincapié en una variedad de frutas y verduras, granos integrales, productos lácteos con bajo contenido graso, aves y pescado sin piel, nueces y legumbres, y aceites vegetales no tropicales”.


Wyatt Myers es escritor colaborador de UMiami Health News.


LEER MÁS

 

¿Los hongos son mágicos?

“Los chinos, en particular, tienen un interés centenario en lograr una salud, longevidad y vitalidad óptimas con alimentos que incluyen una variedad de hongos”, cuenta la Dra. Koffler. Leer más.