Nos centramos en usted: Cirujano cardíaco de renombre internacional realiza un procedimiento mínimamente invasivo

Reading Time: 2 minutes

Los pacientes recuperan su vida normal después de la cirugía de corazón en UHealth.

[Video en inglés]

 

En este segmento, Joseph Lamelas, M.D., habla acerca del reemplazo de la válvula aórtica y cómo un procedimiento mínimamente invasivo del que fue pionero está ayudando a los pacientes a recuperarse y volver a su vida normal.

Juan Quesada es uno de esos pacientes.

Juan Quesada nació con un defecto cardíaco que le provocó un aneurisma de aorta. En 2013, el cirujano cardíaco de renombre mundial Joseph Lamelas, M.D., utilizó un procedimiento mínimamente invasivo para corregir esta afección potencialmente mortal.

“Sabíamos que, en algún momento, mi válvula aórtica tendría que ser reemplazada”, cuenta Juan.

Cuando Juan comenzó a tener dificultad para respirar nueve años después, sabía exactamente a quién acudir: al Dr. Lamelas de UHealth.

“La primera vez que hice esta operación, reemplacé la aorta ascendente a través de un abordaje mínimamente invasivo”, explica el Dr. Lamelas. “Luego, el paciente necesitó una nueva operación para su válvula aórtica, así que hice la operación con el mismo abordaje mínimamente invasivo para reemplazar la válvula aórtica”.

“Doctor, sus técnicas mínimamente invasivas son mejores para la recuperación de un paciente, pero esta es una cirugía grande, ¿verdad?”, pregunta la presentadora Pam Giganti.

“Desde el punto de vista psicológico, evolucionan mucho más rápido porque no sienten que se hayan sometido a una gran operación. De hecho, sí se realizó una gran operación, pero se hizo con técnicas que son menos invasivas. Eso se ve reflejado no solo en los resultados, sino también en la recuperación”, dice el Dr. Lamelas.

Juan se operó el 10 de enero. En menos de una semana, estaba en su casa.

“Poder salir del hospital caminando en tres o cuatro días es increíble”, dice Juan.

Juan está celebrando su nueva oportunidad de vida. Él dice que nunca hay que ignorar los síntomas y que, si alguien necesita una cirugía de corazón, solo hay una respuesta.

“El Dr. Lamelas. Él es el único. Es el único para mí”, dice Juan.