Pacientes con cancer se benefician con el procedimiento HIPEC

Reading Time: 2 minutes

Administración de quimioterapia a altas temperaturas durante la cirugía

Quimioterapia hipertérmica intraperitoneal o intrapleural-HIPEC

Mercedes Cortizo es una mujer de 58 años de West Palm Beach, quien llevaba 4 años en tratamientos para combatir un cáncer que se había diseminado en varios órganos de la cavidad abdominal.

“No me explicaba cómo era posible que a través de las cirugías y la quimioterapia no mejorara”, afirma Mercedes, quien tuvo cáncer de colon, ovarios y bazo. “En realidad yo no sabía el origen de mi enfermedad”, agrega.

Afortunadamente, el año pasado, su médico oncólogo llegó a la conclusión de que su cáncer se había propagado en la cavidad abdominal y la refirió a Sylvester Comprehensive Cancer Center, por ser éste un líder en el tratamiento de cánceres abdominales.

Mercedes relata que una vez en Sylvester fue remitida a la cirujana oncóloga, Mecker Möller, quien le diagnosticó pseudomixoma peritoneal (PMP), una rara enfermedad que se le desarrolló a causa del cáncer mucinoso de apéndice que tenía anteriormente.

El pseudomixoma peritoneal (PMP), explica la Dra. Möller, es una enfermedad que popularmente se conoce como “abdomen de gelatina” por la presencia de mucina (un tipo de moco) en la cavidad abdominal.

La Dra. Möller, quien es la jefe del programa HIPEC en Sylvester, le dijo a Mercedes que su enfermedad se podía tratar con cirugía citorreductora y la quimioterapia hipertérmica intraperitoneal conocida como HIPEC.

Por la complejidad de este procedimiento y, dependiendo del órgano en dónde se origine el cáncer y cuáles sean los órganos afectados, se forma un equipo de cirujanos especializados y altamente entrenados.

La Dra. Möller explica que primero se realiza la cirugía de citorreducción, que es un proceso muy largo, durante el cual se extirpan todos los tumores que se encuentran o han hecho metástasis dentro de la cavidad abdominal. “Eso requiere remover los órganos afectados y que sean extirpables, además del peritoneo, que es la telita que cubre los órganos y la cavidad abdominal internamente”, añade.

En la segunda parte de la cirugía, a través de una máquina de perfusión, se administra al paciente la solución de quimioterapia a alta temperatura, que es por lo general 42 °C., durante 90 minutos.

“El efecto de la temperatura caliente hace que las células sean más permeables a la quimioterapia”, indica la Dra. Möller. “El propósito es erradicar las células microscópicas de cáncer que se no ven”, agrega.

 


 

Video y artículo escrito y producido por Shirley Ravachi.