Prediabetes: ¿qué se puede hacer al respecto?

Reading Time: 4 minutes

A estas alturas, se sabe bien que la diabetes es una preocupación creciente en los EE. UU. y en todo el mundo. Según el Informe nacional de estadísticas de diabetes de los CDC de 2020, más de 34 millones de estadounidenses, o alrededor del 10 % de la población, ya tienen prediabetes.

Sin embargo, lo que es aún más alarmante son las estadísticas relacionadas con la prediabetes, que es el estado asociado a niveles más altos de azúcar en sangre, lo que indica un mayor riesgo de padecer diabetes. El mismo informe de los CDC de 2020 indica que 88 millones de adultos en los EE. UU. tienen prediabetes. Casi un tercio de la población.

El problema de la prediabetes

Ronald B. Goldberg, M.D., endocrinólogo de University of Miami Health System, dice que hay varias razones por las que preocuparse por esta tendencia. Por un lado, los valores que indican que una persona puede tener prediabetes no están muy alejados de los de la diabetes misma. Por ejemplo, la Asociación Estadounidense de la Diabetes (American Diabetes Association) dice que las personas con diabetes tienen un nivel de azúcar en sangre en ayunas superior a 126 miligramos por decilitro. La prediabetes está justo por debajo de ese valor, con niveles de azúcar en sangre en ayunas entre 100 y 125 miligramos por decilitro. Lo mismo ocurre con la prueba de hemoglobina A1C, ya que las personas con prediabetes presentan valores entre el 5.7 % y el 6.4 %, mientras que las personas con diabetes tienen un 6.5 % o más. Los márgenes son bastante estrechos.

Ahora, tome esos márgenes estrechos y agréguelos al número alarmantemente alto de personas con prediabetes, y verá por qué el Dr. Goldberg está preocupado. “Hemos estado analizando este problema durante más de 25 años y sabemos que la prediabetes representa un riesgo del 60 % o más de padecer diabetes más adelante en la vida”, dice. “Así que sí, estamos viendo una gran cantidad de personas que tienen la probabilidad de padecer una enfermedad peligrosa, potencialmente mortal, en los próximos años”.

Un motivo de optimismo

Si bien las cifras relacionadas con la prediabetes son alarmantes, tanto para los profesionales de la salud como para la población general, el Dr. Goldberg dice que hay motivos para ser optimistas.

Si bien la prediabetes indica una alta probabilidad de presentar diabetes más adelante en la vida, no es demasiado tarde para hacer algo al respecto. De hecho, para muchos, ha servido como un llamado de atención de que es hora de hacer algunos cambios de salud positivos. “Si tiene prediabetes y hace algunos cambios en su estilo de vida, puede hacer mucho para frenarla, si no prevenirla por completo”, dice el Dr. Goldberg.

Hay pasos simples que pueden ayudarlo a evitar la diabetes

¿Cómo puede cambiar la situación si tiene tendencia a presentar diabetes? Según la Asociación Estadounidense de la Diabetes (American Diabetes Association), trabajar en estrecha colaboración con un proveedor de atención médica puede ayudarlo a comenzar un plan de tratamiento que incluya cambios en la alimentación y el estilo de vida. Estas son algunas recomendaciones para empezar.

  • Baje de peso. Como parte del Programa de Prevención de la Diabetes, el Dr. Goldberg y sus colegas de University of Miami fueron uno de los 27 centros de todo el país que examinaron el impacto de los cambios en el estilo de vida y los medicamentos en la prevención de la diabetes. A lo largo de esta investigación, quedó claro que la clave para evitar que la prediabetes se convierta en diabetes es una pérdida de peso del 7 %, lo que reducía el riesgo de diabetes en un 58 %. Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo, por lo que recomienda centrarse en reducir la ingesta calorías poco a poco y centrarse en las pequeñas victorias. Sin embargo, con la diabetes, la conclusión es que la pérdida de peso es fundamental para tener éxito.
  • Póngase en movimiento. “Uno de los factores importantes que ayuda a mantener la reducción de peso es el aumento de la actividad física”, dice el Dr. Goldberg. Si no cumple con las recomendaciones de los CDC de realizar al menos 150 minutos de actividad de intensidad moderada a la semana, este es el momento de comenzar. El Dr. Goldberg dice que no tiene que ser una actividad muy compleja o desafiante al principio. Incluso una simple caminata o un trabajo en el jardín pueden brindarle beneficios a medida que avanza hacia un estilo de vida más activo.
  •  Adopte hábitos viables. En lugar de bajar de peso a través de una dieta difícil de mantener, el Dr. Goldberg dice que los hábitos que puede mantener a largo plazo son importantes. “Cuando uno receta una dieta, esta puede tener recomendaciones que son difíciles de seguir”, advierte. “En realidad, se trata más de cambiar su comportamiento alimentario general hacia opciones más saludables”.
  •  ¡No se rinda! Por último, el Dr. Goldberg dice que es importante darse cuenta de que tendrá contratiempos. Todos los tenemos de vez en cuando. Pero en lugar de permitir que lo desvíen del rumbo, debe reconocerlos, aceptarlos y luego reencaminarse hacia el logro de sus objetivos. “La clave es admitir que tendrá recaídas. A todos nos pasa”, dice. “En lugar de empezar a pensar de forma negativa y caer de golpe (no significa que haya fallado), solo tiene que aprender de sus errores y seguir avanzando”.

Wyatt Myers es escritor colaborador de UMiami Health News.


LEER MÁS

 

¿Cuál es el mejor plan de alimentación para diabéticos?

“Las personas tienen más control (sobre la comida) de lo que a menudo se dan cuenta. A diferencia de una alimentación que suele ser restrictiva y no viable a largo plazo, les doy herramientas y orientación. Es una sociedad”. Más información.