¿Aliviar la alergia de forma natural? Sí, es posible

Reading Time: 5 minutes

En muchos sentidos, vivir en el sur de Florida es fantástico. Nuestros vecinos del norte tienen que lidiar con el pino, el roble y otras plantas en flor que desencadenan alergias y causan una buena dosis de estornudos, congestión y ojos llorosos.

“Tenemos brisas marinas limpias y muchos menos superpolinizadores que otras regiones”, dice Karen Koffler, M.D., directora médica de Osher Center for Integrative Health en University of Miami Health System. La Dra. Koffler ejerce la medicina funcional, cuyo objetivo es descubrir la raíz de un problema de salud.

Aunque en el sur de Florida hay menos problemas de alergias, muchas personas siguen luchando contra la congestión, el goteo nasal, la tos y otros malestares estacionales o ambientales. “Los alérgenos ambientales también pueden complicarse con las alergias alimentarias”, añade la Dra. Koffler.

Los síntomas de la alergia pueden controlarse con medicamentos de venta libre o recetados. Sin embargo, estos medicamentos pueden producir efectos secundarios, como somnolencia, dolores de cabeza o sequedad en los ojos y la nariz. Si está buscando formas de aliviar la alergia de un modo natural que funcione con su cuerpo, la Dra. Koffler tiene sugerencias.

¿Congestión nasal que dificulta la respiración?

“Mantenga su cuerpo bien hidratado. Eso diluye las secreciones y facilita la limpieza de la nariz. A la hora de acostarse, use un enjuague nasal salino, como NeilMed. Aplíquelo en la nariz, y luego inhale aceite esencial de eucalipto puro. Esto abre las vías respiratorias y actúa como vasodilatador, al mismo tiempo que disminuye la inflamación. Hágalo dos veces al día si se siente congestionado”.

Limpiar las fosas nasales con un rinocornio es parte del aseo de rutina en la medicina ayurvédica, una práctica de salud tradicional que se originó en la India hace varios miles de años. La Dra. Koffler explica que los lavados nasales con la solución preenvasada son más fáciles de usar y no se corre el riesgo de contraer infecciones fúngicas que pueden surgir con el uso de un rinocornio mal lavado.

La nariz lo sabe: las histaminas la hacen más susceptible a los alérgenos.

“Los mastocitos (un tipo de glóbulos blancos) liberan histamina para defenderse de los contaminantes que hay en el cuerpo”, explica la Dra. Koffler.

Pero los excesos de algo bueno llevan a que muchos consuman un antihistamínico sintético. La próxima vez, pruebe un ingrediente natural llamado quercetina para disminuir el nivel de histamina y aumentar la inmunidad.

“La quercetina se encuentra en las frutas y verduras de colores brillantes o como suplemento oral o nasal. El té de ortiga también ayuda a reducir el efecto de la histamina”.

Si usted o sus hijos se despiertan congestionados cada mañana, el problema podría ser su boca. “Los que respiran por la boca se congestionan más. Muchos niños respiran por la boca”, dice la Dra. Koffler.

Las tiras para dormir o la cinta bucal que puede conseguir en su farmacia habitual le permiten mantener la boca suavemente cerrada mientras duerme.

Algunas personas dicen que la miel o el polen de abeja que compran en su vecindario reducen los síntomas de la alergia. No hay estudios a gran escala que respalden esta teoría, pero la Dra. Koffler dice que “suena lógico lo de la miel, ya que las abejas comen según la temporada. Además, el polen tiene efectos inmunomoduladores”.

Ella cree que parte del motivo por el que las alergias siguen siendo tan frecuentes es que ya no comemos según la temporada. “Es posible que el aguacate esté de moda, pero no quiere decir que tengamos que consumirlo en cualquier época del año”.

¿Los lácteos causan flema?

Para la Dra. Koffler, la respuesta es un rotundo sí.

“La leche de vaca contiene una serie compleja de proteínas que afectan la función inmunitaria y crean más flema. Los productos lácteos, el trigo y el azúcar son los primeros tres ingredientes que quito de la alimentación para empezar”.

Intente no consumir productos lácteos durante un mes para ver si presenta menos flema en la garganta y los pulmones.

Si le encantan los productos lácteos, es posible que no tenga que renunciar a ellos por completo.

“Ciertas culturas toleran las proteínas de los lácteos mejor que otras”.

La Dra. Koffler realiza a los pacientes pruebas de sensibilidad a los alimentos para determinar de qué manera les afectan ingredientes específicos. Las personas con síndrome del intestino irritable incluso se benefician al consumir productos lácteos. “Algunas proteínas de los lácteos brindan protección a las personas con síndrome del intestino irritable”.

Es interesante notar, como señala la Dra. Koffler, que las personas que presentan efectos secundarios desagradables al comer productos lácteos o trigo en Estados Unidos a menudo no tienen problemas al comer esos mismos tipos de productos en Europa.

“La Unión Europea generalmente tiene controles más estrictos sobre los productos químicos (utilizados en la industria alimentaria) que los EE. UU. Las personas van a Italia y come pasta, pan y otros productos elaborados con trigo sin presentar distensión abdominal ni obnubilación”.

No es necesario que se vaya a vivir a Italia. Solo trate de comer alimentos mínimamente procesados, con ingredientes más sencillos.

Oler bien

Todos queremos un hogar con un olor fresco, pero la Dra. Koffler recomienda resistirse a la tentación de comprar productos con aromas artificiales o químicos. Utilice productos de higiene personal y de limpieza para el hogar que no contaminen siempre que sea posible.

Al igual que los alimentos, cuantos menos ingredientes haya y cuanto más simples sean estos, menos probabilidad habrá de que el producto desencadene una alergia, como congestión nasal, o sea perjudicial. Además, aunque las velas perfumadas crean un estado de ánimo agradable, las variedades sin perfume son más saludables.

Un castigo llamado moho

“Todo el mundo en el sur de la Florida está expuesto al moho y al verdín, y la mayoría no se enferma. Nuestro cuerpo crea una respuesta inflamatoria a una lesión o enfermedad que, con el tiempo, desaparece una vez que la lesión sana o la enfermedad pasa, a menos que la persona reaccione a algo básico, como el moho que existe en todo el medio ambiente. Si tiene sensibilidad al moho, es posible que tenga una inflamación crónica de grado bajo”.

A menudo, un remedio natural puede combatir el moho y otros alérgenos ambientales.

  • Utilice filtros de aire de alta calidad, como filtros de aire de partículas de alta eficiencia (high-efficiency particulate air, HEPA), y cámbielos con frecuencia.
  • Use un purificador de aire.
  • Elimine los ácaros del polvo, la caspa de las mascotas y otros alérgenos pasando una aspiradora en los muebles tapizados y cambiando o lavando las almohadas y cortinas viejas.
  • Elimine la acumulación de humedad dentro y fuera de su hogar.
  • Mantenga su espacio y sus mascotas lo más limpios posible.

Libertad funcional

La Dra. Koffler cree que cada vez más personas quieren estar libres de afecciones crónicas, como las alergias, en lugar de controlar sus síntomas con antialérgicos.

“La gente quiere entender la causa principal de sus síntomas, erradicarlos y seguir con su vida. La medicina convencional generalmente se centra en el alivio de los síntomas. La medicina funcional requiere tiempo y paciencia, pero trata el origen de los problemas”.


Nancy Moreland suele colaborar con UMiami Health News. Escribió artículos para numerosos y reconocidos sistemas de atención médica y para los CDC. Sus artículos también aparecen en Chicago Tribune y US News & World Report.