El TAVR, una técnica mínimamente invasiva, le salvó la vida

Reading Time: 3 minutes

 

 

Conoce a Enoc Almira

Recientemente, Enoc Almira, de 56 años, recibió la noticia de que una de las válvulas de su corazón estaba tan estrecha que su vida corría peligro de muerte.

“Cuando acudo a mi cardiólogo para mis chequeos regulares de la válvula aórtica, me remite inmediatamente a un cardiólogo intervencionista porque tenía estenosis de la válvula aórtica”, dice Enoc. “Esto me podía causar la muerte y mi única opción era el reemplazo de la válvula aórtica”.

La estenosis aórtica se produce por lo general cuando la válvula aórtica se estrecha por causa de calcificación, por un defecto de nacimiento o por fiebre reumática, como es el caso de Enoc.

Cuando la válvula está funcionando correctamente ésta debe abrirse para permitir que la sangre salga del corazón desde el ventrículo izquierdo a través de la aorta al resto del cuerpo.

El Dr. Carlos E. Alfonso, cardiólogo intervencionista de UHealth, explica que en la estenosis aórtica la válvula no abre completamente y eso limita el flujo de sangre desde el corazón al resto de cuerpo.

“El corazón tiene que trabajar mucho más fuerte para realizar la misma función”, indica. Tal esfuerzo hace que las paredes del ventrículo izquierdo se vuelven más gruesas y rígidas y, por tanto, a medida que la enfermedad progresa el corazón se va debilitando.

De ahí que con el tiempo, las personas con estenosis aórtica pueden desarrollar insuficiencia cardíaca, la cual se puede manifestar en angina de pecho, falta de aire, desmayo y, en los casos más severos, en la muerte súbita.

El Dr. Alfonso advierte que “cuando las personas empiezan a desarrollar síntomas, la condición es mucho más peligrosa y es el punto en que hay que reemplazar la válvula lo antes posible”.

De hecho, Enoc había llegado a ese punto.

“Sentía debilidad, sudoración fría, movimientos irregulares del corazón, pero no lo relacionaba con el corazón; pensaba que era consecuencia del estrés del trabajo, cansancio, ciertas actividades cotidianas”.

Sin ningún tipo de temor, Enoc confío en el Dr. Alfonso para la implantación de una nueva válvula.  “Fue la parte humana y el profesionalismo del doctor y de su equipo de profesionales, lo que me dio toda la confianza del mundo para entrar al quirófano y saber que iba a regresar a ver a mi familia”.

El Dr. Alfonso realizó la implantación con la técnica de Reemplazo de la Válvula Aórtica Transcatéter, conocida como TAVR (por sus siglas en inglés).

Según el Dr. Alfonso, “el TAVR es la forma principal en que se está reemplazando la válvula aórtica en la mayoría de las pacientes en Estados Unidos y está indicada en los casos en que se presenta estenosis severa de la válvula aórtica en combinación con síntomas de insuficiencia cardíaca”.

El TAVR es una técnica mínimamente invasiva por medio de la cual se inserta una válvula cardíaca de reemplazo sin extraer la original. Durante el procedimiento el doctor lleva una válvula plegable hasta el sitio de la válvula aórtica a través de un catéter que se introduce por la arteria femoral.

Una vez que la nueva válvula -una bioprótesis de tejido animal- está en su sitio, ésta se despliega adentro de la válvula.  “El nuevo tejido funciona para abrir la válvula y permitir que la sangre salga del corazón sin restricción”, explica el doctor. “La válvula nueva empuja toda la calcificación hacia la parte de afuera”.

Por ser un procedimiento de invasión mínima, el TAVR es una alternativa para pacientes con alto riesgo de desarrollar complicaciones, como Enoc, quien ya había tenido una operación a corazón abierto para la reparación de su válvula mitral hace 16 años. Sin embargo, esta técnica ha sido aprobada también para pacientes de bajo riesgo con estenosis aórtica severa.

“La primera cirugía fue muy invasiva”, dice Enoc, quien agrega que tardó un año para recuperarse. Por el contrario, con el TAVR su recuperación fue muy rápida. “Al día siguiente ya estaba en casa”, comenta.  “Hace un mes de la cirugía y me siento como si nada hubiese pasado”.

Enoc vive su vida normal y agradecido con su segunda oportunidad de vida, por eso dice: “Las personas que tienen padecimientos coronarios, padecimientos de válvula, por favor busquen ayuda médica porque hay solución para problemas como estos”.

The University of Miami es un líder reconocido en la implantación de la válvula aórtica por medio del TAVR. Su equipo médico de cardiología intervencionista cuenta con una extensa experiencia en esta técnica, que data de 2008, cuando se comenzaron a hacer los primeros estudios en Estados Unidos. “Fuimos el primer centro de Florida y uno de los primeros 25 hospitales en realizar el TAVR en pacientes con estenosis severa”, dice el Dr. Alfonso.


Video y artículo escrito y producido por Shirley Ravachi.