No solo necesita dormir para sentirse descansado

Reading Time: 3 minutes

Está sano, duerme bien, pero, de alguna manera, se siente más cansado que de costumbre.

Despertarse a la mañana es una lucha; las tardes son un gran esfuerzo. Llega como puede a la cena, ansioso por volver a meterse en la cama, pensando que una buena noche de sueño le devolverá mágicamente la energía.

Si esto describe su comportamiento, es posible que dormir más no sea el único medicamento que necesite. La receta también puede incluir descanso y relajación, un esfuerzo coordinado para dar un paso al costado y no hacer nada.

¿Cuál es la diferencia entre descansar y dormir?

Según Firdaus Dhabhar, Ph.D., experto en psiquiatría, microbiología e inmunología de Sylvester Comprehensive Cancer Center y profesor de University of Miami Miller School of Medicine, los términos ‘descanso’ y ‘sueño’ están relacionados, pero no son sinónimos.

“El descanso es diferente del sueño porque se puede estar en reposo y descansar sin estar dormido”, añade el Dr. Dhabhar.

Es fácil confundirlos, por supuesto, porque no obtenemos suficiente de ninguno de ellos. El resultado final es el mismo: agotamiento.

De hecho, el sueño agitado suele ser el culpable de nuestro letargo. “Es posible que duerma mucho o la cantidad de horas adecuadas, pero si su sueño se ve perturbado y no tiene suficientes períodos de sueño profundo y REM, puede que se sienta cansado aunque la cantidad de sueño parezca que debería haber sido suficiente”, afirma.

Sin embargo, supongamos que aún sigue cansado a pesar de haber dormido bien, con un sueño profundo.

Está cansado todo el tiempo, tal vez incluso agotado. Las presiones laborales, las demandas familiares y las preocupaciones financieras pesan mucho y perturban cada momento de vigilia. Si añadimos las expectativas sociales de estar conectado las 24 horas del día, los 7 días de la semana, tenemos la receta perfecta para el cansancio más profundo.

El Dr. Dhabhar recomienda desconectarse y desenchufarse. En resumen, tratar de lograr “un estado en el que uno esté, en gran parte, sin estrés ni actividad mental o física extenuante”.

Sin embargo, tal vez es más fácil decirlo que hacerlo. Además, la COVID-19 dificultó el verdadero descanso y el buen sueño. Como reconoce el Dr. Dhabhar, “Desafortunadamente, la pandemia aumentó los niveles de estrés ‘malo’ para muchos, si no para la mayoría de nosotros”.

Sin embargo, las personas cansadas y agotadas no deben desesperarse.

El Dr. Dhabhar tiene varias sugerencias:

  • Empiece por considerar el descanso como algo esencial. “Una buena cantidad de descanso es fundamental para la salud y la curación”, afirma.
  • No se preocupe por no tener una hora concreta o una cantidad determinada de minutos para relajarse y desenchufarse. Siempre se puede empezar despacio e ir aumentando. “La cantidad de tiempo depende de lo que necesite y de lo que le permitan las exigencias de la vida. Sin embargo, aunque no disponga de la cantidad de tiempo ‘ideal’, es probable que sea útil si puede tomarse un tiempo libre para simplemente dejarse SER en un estado sin estrés”.
  • Regáleles a la mente y al cuerpo un tiempo de descanso de las actividades extenuantes. “La actividad física y el ejercicio tienen muchos beneficios, pero estos estados activos son diferentes de estar en reposo”, agrega. En otras palabras, la milla que corre por las mañanas puede ayudarlo a liberar endorfinas maravillosas, pero no necesariamente compensará su falta de descanso.
  • Relájese mientras lee un libro o un artículo agradables. Mire un documental sobre la naturaleza. Las situaciones complicadas o controvertidas están fuera de lugar durante el tiempo de descanso.
  • Adáptese a su entorno. “Sentarse junto al mar y contemplar las olas, sentir la brisa, apreciar las montañas o los pájaros, las abejas y los árboles, e incluso admirar la belleza artificial de un entorno urbano en un estado sin estrés es otra forma de descansar”, afirma el Dr. Dhabhar.
  • Salga con un amigo cercano o un familiar, pero asegúrese de que sea “de una manera no crítica, no competitiva, cariñosa, atenta y sin estrés”.
  • Reduzca la velocidad, escuche la música que le gusta, tome descansos regulares de su trabajo y apague los dispositivos electrónicos al final de la jornada laboral.
  • Tome una siesta. El sueño siempre es reparador.

Ana Veciana-Suarez, columnista invitada

Ana Veciana headshotAna es una colaboradora habitual de University of Miami Health System. Es una autora y periodista reconocida que trabajó en The Miami Herald, The Miami News y The Palm Beach Post. Visite su sitio web en anavecianasuarez.com o sígala en Twitter a través de @AnaVeciana.


 

MÁS INFORMACIÓN

Mantenga su salud física y mental mientras trabaja desde casa

Debido a la COVID-19, muchas personas deben trabajar desde su casa, lo que dificulta separar el trabajo de la vida hogareña. Esto puede ser perjudicial para su bienestar mental. Los límites firmes ayudarán, al igual que estos otros consejos. Leer más.