Cuando su hijo tiene artritis

Reading Time: 3 minutes

Se suele pensar que la artritis es una enfermedad que padecen las personas mayores. Sin embargo, para casi 300,000 niños estadounidenses, el dolor, la inflamación y la pérdida de movilidad de las articulaciones a causa de la artritis reumatoide juvenil son demasiado reales, según la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos (American Academy of Orthopaedic Surgeons, AAOS).

Si bien la artrosis, que se produce por la descomposición del material articular con el tiempo, es mucho más común entre los adultos con artritis, esta afección es mucho menos común en los niños. En los niños con artritis, la afección casi siempre es una enfermedad autoinmunitaria, en la que el sistema inmunitario del cuerpo ataca sus células y tejidos sanos.

Existen tres tipos principales de artritis reumatoide juvenil:

  • Oligoarticular (que afecta hasta cinco articulaciones).
  • Poliarticular (que afecta más de cinco articulaciones).
  • Multisistémica (que también puede causar sarpullido, fiebre y problemas con otros órganos del cuerpo).

La AAOS señala que alrededor del 50 % de los niños con artritis reumatoide juvenil tienen el tipo oligoarticular; el 30 %, el tipo poliarticular; y el 20 %, el multisistémico.

¿Cómo se diagnostica la artritis reumatoide juvenil?

El diagnóstico de esta enfermedad en los niños a menudo puede ser un desafío, dice Gary I. Kleiner, M.D., Ph.D., especialista en alergia e inmunología pediátrica de University of Miami Health System. Ningún análisis de sangre puede identificar de inmediato la enfermedad, y los especialistas a menudo intentan descartar otras afecciones antes de llegar a un diagnóstico de artritis reumatoide juvenil.

Además, los síntomas que presenta esta enfermedad pueden variar ampliamente e incluir desde dolor en las articulaciones hasta sarpullido y fiebre. Algunos síntomas pueden superponerse con otros síntomas comunes de la infancia, como los dolores de crecimiento.

Es por eso que el Dr. Kleiner recomienda a los padres que apoyen a sus hijos si sospechan que pueden tener artritis reumatoide juvenil. “En esta era de la telemedicina, un examen físico es de vital importancia para ayudarnos a diagnosticar artritis reumatoide juvenil”, explica. “Con un examen físico, podemos identificar fácilmente signos como inflamación de las articulaciones, hinchazón y restricción de los movimientos. También podemos determinar si otros aparatos y sistemas están afectados, como los ojos, el corazón y más”.

Los padres deben llevar a su hijo a ver a un pediatra y a un inmunólogo o reumatólogo pediátrico. “Hay una gran diferencia en cómo debe tratarse la artritis reumatoide juvenil en comparación con la artritis reumatoide de adultos, y un especialista en pediatría puede determinar el tratamiento correcto para su hijo”, señala.

¿Cuáles son los tratamientos para la artritis reumatoide juvenil?

¿Cuáles son las buenas noticias? Los tratamientos han mejorado muchísimo en los últimos años. Una vez que se identifica la enfermedad, hay varios medicamentos disponibles que pueden ayudar a aliviar el dolor y la inflamación de las articulaciones y mejorar la movilidad. En los niños con complicaciones relacionadas con otros órganos, también hay medicamentos que pueden ayudar en estos casos.

El Dr. Kleiner dice que la primera línea de tratamiento para la artritis reumatoide juvenil, generalmente, son los medicamentos antiinflamatorios no esteroideos o AINE. A menudo, estos medicamentos alivian de manera efectiva muchos de los síntomas de la enfermedad, sin los efectos secundarios de otros medicamentos.

Si los AINE resultan ineficaces, entonces el Dr. Kleiner suele pasar a una nueva clase de medicamentos conocidos como agentes biológicos. En lugar de tan solo aliviar la inflamación, los agentes biológicos identifican las sustancias químicas que la provocan en el cuerpo y evitan que la causen desde el principio.

Si bien el Dr. Kleiner dice que un buen tratamiento farmacológico es fundamental para tratar la artritis reumatoide juvenil, el ejercicio regular y la medicina física o deportiva también juegan un papel importante. Estas formas de tratamiento pueden ayudar a un niño con esta enfermedad a mejorar la movilidad y el tono muscular. Cuando los síntomas de la artritis reumatoide juvenil se controlan con éxito, la mayoría de los niños pueden participar en deportes y otros ejercicios sin ningún problema.


Wyatt Myers es escritor colaborador de UMiami Health News.


LEER MÁS

 

¿Cómo puede saber si su hijo tiene escoliosis?

Dado que la escoliosis idiopática rara vez causa signos y síntomas reveladores, el Dr. Nathan Lebwohl dice que la mejor manera de detectarla es a través de una evaluación visual. Más información.