Detección de las conmociones cerebrales y respuesta ante estas

Reading Time: 3 minutes

Cuando se trata de conmociones cerebrales, lo que antes se ignoraba como una lesión común y corriente se trata ahora con la seriedad que merece.

Al fin y al cabo, una conmoción cerebral es, por definición, una lesión cerebral traumática, afirma el Colegio Estadounidense de Médicos de Emergencia.

Los atletas, junto con sus compañeros de equipo, entrenadores, padres y otros seres queridos, deben reconocer los síntomas de una conmoción cerebral, ya sea durante un evento deportivo o en otro incidente. Cuando se identifica una conmoción cerebral de inmediato, se puede ayudar a la persona a recibir la atención médica que necesita y asegurarse de que siga los pasos adecuados antes de volver a la actividad.

¿Cuáles son los síntomas de una conmoción cerebral?

“Si está viendo un partido de fútbol o hockey y se produce una colisión, busca a una persona que parece aturdida, confundida, que tarda en levantarse, que pierde el equilibrio, que camina en la dirección equivocada y síntomas de esa naturaleza”, afirma Gillian A. Hotz, SLP, Ph.D., Director del Programa de conmociones cerebrales del University of Miami Health System. “Todos estos son signos reveladores de que puede haberse producido una conmoción cerebral”.

En el caso de los atletas, las conmociones cerebrales pueden manifestarse con síntomas como los siguientes:

  • mareos;
  • aturdimiento;
  • dolor de cabeza;
  • confusión;
  • sensibilidad a la luz o al sonido;
  • cambios en la visión;
  • cambios en el habla o en los movimientos.

Después del hecho, la persona puede tener un cambio en sus hábitos de sueño o estado de ánimo, y también puede parecer fatigada, afirma la Academia Estadounidense de Cirujanos Ortopédicos (AAOS).

Los eventos deportivos universitarios y profesionales cuentan con entrenadores de atletismo certificados y formados específicamente para reconocer las conmociones cerebrales y buscar más atención médica cuando sea necesario. No obstante, incluso los espectadores normales pueden utilizar algunas de las mismas estrategias para detectar un traumatismo craneal.

Además de estar atento a los síntomas, en el SCAT5 (Sports Concussion Assessment Tool; quinta edición), se presenta una serie de preguntas que se pueden hacer a una persona para evaluar su estado.

Por lo general, estas son preguntas específicas sobre el evento, como las siguientes:

  • ¿Dónde está ahora mismo?
  • ¿En qué parte/período nos encontramos?
  • ¿Quién marcó el último?
  • ¿Ganó su equipo el último partido?

Estas respuestas, junto con los síntomas, pueden darle una idea más clara de si la persona ha sufrido una conmoción cerebral o no.

¿Cuál es el tratamiento para las conmociones cerebrales?

Toda persona que pueda haber sufrido una conmoción cerebral debe recibir atención de un profesional médico, independientemente de la gravedad de los síntomas, afirma el Dr. Hotz.

Según el método del tratamiento, se suele precisar una estrategia multidisciplinar en la que participan neurólogos, psicólogos, fisioterapeutas y otros profesionales médicos para garantizar que la persona reciba la atención integral que necesita. Además, se ayuda a que la persona que sufrió la conmoción cerebral reanude sus actividades anteriores en el momento adecuado.

“En aproximadamente el 80 % de los casos que atiendo, las personas pueden retomar sus actividades en un plazo de 14 días”, afirma el Dr. Hotz. “Por supuesto que esto puede variar en función de los signos y síntomas, pero vemos a nuestros pacientes con regularidad para poder seguir de cerca su evolución”.


Wyatt Myers es escritor colaborador de UMiami Health News.


LEER MÁS

 

 

Qué asco, los piojos han regresado

Cuando se cerraron las escuelas y se suspendieron muchas actividades infantiles debido a la COVID-19, la actividad y la propagación de los piojos disminuyeron en gran medida. Según un estudio de 2021, en el que se analizó a 1,118 niños tanto antes de la pandemia como durante el cierre en Buenos Aires, la prevalencia general de piojos disminuyó en más de un 25 %. Leer más.