Las vacunas contra la COVID-19 son seguras para mujeres y adolescentes

Reading Time: 6 minutes

Publicado originalmente en News@TheU.

Ni bien las vacunas contra la COVID-19 estuvieron disponibles en los Estados Unidos, las mujeres embarazadas o que estaban tratando de concebir comenzaron a preguntarse sobre la seguridad de las nuevas vacunas. Al principio, se les indicó que hablaran al respecto con sus médicos. Pero hoy en día, un número creciente de ginecólogos obstetras, incluidos muchos de la Universidad, están siguiendo la recomendación del American College of Obstetricians and Gynecologists, la Society for Maternal Fetal Medicine y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE. UU. (Centers for Disease Control and Prevention, CDC) de que las mujeres embarazadas o que están tratando de concebir reciban la vacuna contra la COVID-19.

Y al igual que los CDC, los expertos médicos de University of Miami también están de acuerdo en que los adolescentes deben vacunarse. Estadísticas recientes de la Academia Estadounidense de Pediatría muestran que solo se ha vacunado alrededor de la mitad de los adolescentes de Florida que son elegibles para recibir la vacuna contra la COVID-19, y alrededor del 32 % de los adolescentes de entre 12 y 17 años de todo el país han recibido la dosis completa de la vacuna, y los números aumentan cada semana.

Además, aunque aparecieron nuevos titulares que cuestionaban si las vacunas contra la COVID-19 afectan los ciclos menstruales de las adolescentes y las mujeres adultas, los ginecólogos de la Universidad dijeron que es poco probable.

Dos médicos que estudian la salud reproductiva ayudan a aclarar algunas de estas cuestiones para mujeres y padres.

Michael Paidas, M.D., es ginecólogo obstetra y se desempeña como jefe del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias Reproductivas de Miller School of Medicine. También es jefe de servicio de UHealth Tower y Jackson Health System, y es profesional médico y científico: atiende pacientes y, al mismo tiempo, realiza investigación sobre la COVID-19.

Judith Simms-Cendan, M.D., es ginecóloga obstetra y directora de la división de Ginecología Pediátrica y Adolescente del Departamento de Obstetricia, Ginecología y Ciencias Reproductivas de Miller School. También se desempeña como vicepresidenta de la Sociedad Norteamericana de Ginecología Pediátrica Adolescente.

¿Cuáles son los riesgos para las mujeres embarazadas durante la COVID-19? ¿Deberían tener más precaución antes de vacunarse contra este virus?

Paidas: Como médico de atención maternofetal, he atendido a pacientes embarazadas de alto riesgo durante lo que ahora es el quinto pico de la pandemia de COVID-19.

La mayoría de las pacientes que he tratado por COVID-19 no estaban vacunadas, y puedo decirle que contraer COVID-19 durante el embarazo es riesgoso. En este momento, con la variante Delta actual, mis pacientes se sienten peor y hay más probabilidad de que tengan que ingresar en la unidad de cuidados intensivos. De hecho, hace poco tuvimos una muerte materna en relación con la COVID-19.

En total, hasta ahora ha habido alrededor de 105,645 casos de COVID-19 durante el embarazo y 124 madres han muerto en todo el país. Lamentablemente, el riesgo de que una madre muera es de casi 1 en 1,000; por lo tanto, la muerte entre mujeres embarazadas con COVID-19 no es infrecuente. Es casi el riesgo promedio de que una mujer tenga un coágulo de sangre durante el embarazo.

La COVID-19 es peligrosa tanto para quienes están embarazadas como para quienes no lo están. Sin embargo, en el caso de las mujeres embarazadas que contraen COVID-19, existe un mayor riesgo de parto prematuro y problemas con la presión arterial, como la preeclampsia, en especial con las formas más graves de COVID-19.  Y la vacuna es segura. La vacuna no está asociada con el aborto espontáneo, con la infertilidad masculina o femenina ni con complicaciones del embarazo. Mi mensaje contundente es que las mujeres se vacunen (a menos que sean alérgicas a algún componente de la vacuna).

Vacunarse es seguro. Por lo tanto, vacúnese tan pronto como pueda. Estamos en una pandemia, y, en el caso de las mujeres embarazadas, es mucho más importante tener la protección de anticuerpos que durarán varios meses que estar sin ellos.

¿Existe algún momento durante el embarazo que sea óptimo para recibir la vacuna contra la COVID-19?

Paidas: Puede recibir la vacuna mientras intenta concebir, en cualquier momento de su embarazo y durante la lactancia. La vacuna tiene otros beneficios además de proteger su propia salud. Si se vacuna durante el embarazo, los anticuerpos atravesarán la placenta, llegarán a su bebé y también le brindarán cierto grado de protección.

Si la madre ya ha tenido COVID-19, ¿debería vacunarse?

Paidas: Si una mujer embarazada ha tenido COVID-19, lo mismo debe vacunarse después de haber superado la etapa aguda de la enfermedad. Esto ayudará a reforzar aún más su respuesta inmunitaria.

¿Qué les diría a las mujeres que están tratando de concebir y todavía dudan de si recibir o no la vacuna?

Paidas: Los estudios de la vacuna realizados hasta ahora ofrecen la seguridad de que no hay absolutamente ningún efecto sobre las tasas de fecundidad y concepción masculinas o femeninas.

¿Qué opina de los informes periodísticos acerca de que las vacunas contra la COVID-19 podrían afectar los ciclos menstruales de las mujeres adultas y las adolescentes?

Simms-Cendan: El impacto de la pandemia en los adolescentes ha sido enorme, y hay muchos comunicados de grupos como la Academia Estadounidense de Pediatría que lo confirman. Los adolescentes han sufrido el aislamiento, el bajo rendimiento escolar debido a los desafíos del aprendizaje virtual, la inseguridad alimentaria y de vivienda por la pérdida de ingresos de los padres, la muerte de familiares a causa de la COVID-19 o el temor por la salud de familiares vulnerables. Los adolescentes suelen tener patrones de sueño alterados debido al estrés, la falta de ejercicio y el exceso de tiempo frente a las pantallas. Y una de las razones más comunes por las que las adolescentes a veces presentan períodos prolongados e irregulares es porque todavía no están ovulando. Muchos proveedores de salud, durante la pandemia de COVID-19, han visto patrones de sangrado muy irregulares en las adolescentes, independientemente de la vacunación, porque las adolescentes a menudo tienen ciclos irregulares. Su sistema de comunicación cerebro-ovario-útero no funciona tan bien como en el caso de las mujeres adultas, y hay factores importantes de estrés y enfermedades que alteran sus ciclos por completo.

Las adolescentes reciben muchas vacunas durante la pubertad y la adolescencia, y no existe ninguna vacuna que haya demostrado causar períodos irregulares. Como dice el Dr. Paidas, no existe evidencia del efecto de la vacuna contra la COVID-19 sobre la fertilidad o el embarazo, y hoy en día no hay evidencia que demuestre que estas vacunas causen menstruaciones irregulares. Mientras tanto, el efecto de la pandemia en los adolescentes en general es intenso.

Paidas: Ahora existe un interés en estudiar la vacuna contra la COVID-19 en relación con la menstruación de la mujer. Eso no quiere decir que haya un problema, sino que hay suficiente interés en analizarlo. A menudo se hace referencia a la menstruación como el quinto signo vital, ya que a veces se considera una medida del estado de la mujer. Existen muchos factores que afectan el ciclo menstrual, como el estrés y otros problemas, así que la pregunta es ¿cuáles son esos factores? ¿Es la vacuna uno de ellos?

Hasta ahora, la evidencia que tenemos al respecto es solo testimonial, pero el debate ha llegado al punto en que los Institutos Nacionales de Salud lo están analizando. Es por eso que se están por iniciar trabajos activos en esta área.

Desde el punto de vista biológico, la forma en que actúa la mayoría de estas vacunas no está produciendo alteraciones genéticas. Tampoco creo que haya una razón por la que la vacuna esté causando problemas que tengan un efecto inmediato o a largo plazo en el sistema reproductivo. Entonces, si la vacuna está aprobada, las personas deberían vacunarse. No creo que vayamos a ver un aspecto negativo al respecto. Sin embargo, se están llevando a cabo estudios, así que lo averiguaremos. Pero sospecho que todo estará bien.

¿Qué les diría a los padres que todavía están indecisos acerca de si vacunar o no a sus hijos adolescentes?

Simms-Cendan: Hay muchas razones por las cuales los adolescentes deberían vacunarse. La principal de todas es que protegerá su salud. Por ejemplo, una de cada tres personas que contraen COVID-19 tiene una forma persistente de la enfermedad. Eso significa que si contraen ese tipo de COVID-19, tendrán que faltar constantemente a la escuela.

Además, los adolescentes no suelen vivir aislados. Por lo tanto, si se vacunan protegen a todo su entorno de un posible contagio: otros niños o adolescentes que vivan en la misma casa, adultos de edad avanzada de su familia, etc. Si bien esta vacuna es nueva, se ha demostrado que es segura, mientras que la COVID-19 no lo es.


Publicado originalmente en News@TheU. Escrito por Janette Neuwahl Tannen.


LEER MÁS

Esto es lo que sabemos sobre la COVID-19 persistente

Aunque parece una eternidad, la COVID-19 solo ha tenido un impacto en nuestra vida y en nuestra salud durante 18 meses. Hemos llegado al punto en el que estamos aprendiendo sobre los riesgos a largo plazo asociados con contraer el virus SARS-CoV-2. Esto dice nuestro experto.